García-Gallardo asombra a Ana Rosa con la peregrina razón que le da para querer vivir en Hungría

Juan García-Gallardo y Ana Rosa Quintana
Juan García-Gallardo y Ana Rosa Quintana

Juan García-Gallardo y Ana Rosa Quintana

El vicepresidente de Castilla y León, Juan García-Gallardo, ha ensalzado este lunes al ejecutivo ultraderechista de Viktor Orbán en Hungría y lo ha tomado como referencia para su labor de gobierno. En una entrevista en “El programa de Ana Rosa”, el dirigente de Vox ha subrayado que el país húngaro obliga a las mujeres a escuchar el latido del feto antes de tomar la decisión de abortar. Una medida que, según él, está ayudando a mejorar los índices de natalidad.

Ana Rosa Quintana, muy sorprendida por la defensa que García-Gallardo hacía Hungría, ha dicho claramente que a ella no le gustaría vivir en este país. “Ni en Cuba, ni en Venezuela ni en Hungría”. Algo que el vicepresidente de Castilla y León no entiende: “Es un país que está en la UE, va como un tiro, se están elevando los índices de natalidad, la economía crece y se respetan los derechos de todo el mundo. Para mí es un ejemplo”.

Sin embargo, a Ana Rosa no le han servido estas palabras. “Insisto, no me gustaría vivir en Hungría. Si usted sí, estupendo”. Y ha sido entonces cuando el dirigente de Vox ha soltado el último y mejor motivo para no importarle irse a vivir a Hungría. “Estoy acostumbrado al frío, no me importaría vivir allí”, ha dicho. Algo que ha dejado a Ana Rosa Quintana totalmente perpleja.

Obligación de escuchar el latido del feto antes de abortar

Viktor Orbán
Viktor Orbán

Viktor Orbán

Hungría aprobó en septiembre un decreto que obliga a las mujeres que quieran abortar a escuchar antes el latido del corazón del feto. En el formulario de solicitud de aborto se incluye la garantía del ginecólogo de que ha mostrado a la mujer una “clara identificación de los signos vitales del feto”.

Actualmente, Hungría permite a la mujer abortar libremente hasta la semana 12, y hasta la 24 en varios supuestos, aunque obliga a un periodo de espera para recibir información sobre opciones alternativas. Una de ellas, ahora, es la de escuchar el latido del feto. Una medida que Vox aplaude y que ha decidido incluir en su plan antiaborto que se pone en marcha desde este lunes en Castilla y León, aunque en este caso la mujer no estará obligada a escuchar el latido antes de abortar. Sí será obligatorio para el médico ofrecer dicha posibilidad aunque la paciente ya haya tomado la decisión de interrumpir el embarazo.

También te puede interesar...