#GambiaHasDecided, el hashtag que ayudó a tumbar 22 años de dictadura en Gambia

Apenas unos pocos caracteres de Twitter pueden ayudar a cambiar de forma decisiva la historia de un país. Especialmente si detrás está un pueblo valiente y decidido a acabar con 22 años de una dictadura feroz conocida en todo el mundo por las torturas y las desapariciones. Gambia celebra sus primeras semanas de democracia y prácticamente en cada calle, avenida y casa se repiten las tres palabras que se han convertido en el nexo de unión de todos los gambianos: Gambia Has Decided.

El 1 de diciembre de 2016 Yahya Jammeh fue derrotado sorpresivamente en las elecciones gracias a que la oposición acudió unida con un candidato de consenso que era Adama Barrow. El tirano aceptó los resultados y parecía que por fin los gambianos iban a disfrutar de una transición pacífica hacia la democracia, pero el 7 de ese mismo mes, Jammeh rechazó el veredicto de las urnas y exigió unos nuevos comicios. Las esperanzas de cambio parecían esfumarse.

Salieu Taal con la camiseta del #GambiaHasDecided (Salieu Taal).

“Todos estábamos enfadados. Nos reunimos varios activistas en mi casa y decidimos que teníamos que hacer algo. No podíamos aceptar lo que estaba haciendo Jammeh. Así nació el hashtag #GambiaHasDecided. Era una frase que él mismo había dicho tras las elecciones”, relata Salieu Taal, uno de los principales impulsores de esa etiqueta que cambió de forma decisiva las cosas para Gambia.

En cuestión de horas miles de gambianos secundaron el hashtag en las redes sociales y empezaron a ponerlo en sus perfiles de Twitter, Facebook o Instagram, convirtiéndose en uno de los temas más populares del momento no solo en este pequeño país de África Occidental, que apenas tiene 2 millones de habitantes, sino a nivel internacional.

“Hicimos camisetas que repartimos entre la gente, pegatinas, anuncios, apareció en un concierto con miles de personas… Fue un éxito. La gente se adueñó del hashtag y estaba por todos lados. Se nos fue completamente de las manos”, prosigue Taal.


El primer objetivo estaba conseguido. Los gambianos salían a las calles para enfrentarse al dictador y mostrarle la puerta de salida, pero existía un factor a tener en cuenta: Jammeh todavía controlaba todos y cada uno de los aparatos del Estado, lo que se traducía en un gran riesgo para los creadores del hashtag.

“Estábamos asustados. Teníamos miedo de ser secuestrados y desaparecer. Nos vimos obligados a cambiar el nombre del grupo de Whatsapp que teníamos y le puse el nombre del cumpleaños de una amiga. El riesgo era que si cogían a uno, gracias a esos mensajes, podían llegar a todos, pero merecía la pena porque podíamos cambiar las cosas”.

Organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional han documentado durante años las prácticas del Gobierno de Jammeh. Las torturas, desapariciones forzosas, represión a protestas pacíficas o persecución a periodistas han sido frecuentes en un clima de impunidad y terror en el que muy pocas familias gambianas han sido capaces de librarse.

Finalmente el 22 de diciembre decidieron huir del país. Escaparon en varios coches al vecino Senegal, donde pudieron continuar con una campaña que no paraba de crecer y crecer. Esas tres palabras ya no eran propiedad ni de Salieu Taal ni de ninguno de los otros activistas, sino del pueblo gambiano.

Adama Barrow con el #GambiaHasDecided de fondo (Reuters).

La presión interna y externa impulsada por el #GambiaHasDecided precipitó el milagro: El 19 de enero de 2017 expiraba el plazo para que Jammeh abandonara el poder voluntariamente, por lo que tropas de la CEDEAO (Comunidad Económica de Estados de África Occidental) intervinieron militarmente en el país. Al día siguiente el dictador abandonaba Gambia en un avión con destino final Guinea Ecuatorial y empezaba una nueva etapa para los gambianos.

“Los gambianos necesitaban cambios. Querían el fin de la autocracia, el fin de las torturas, la buena gobernanza… Fuimos capaces de unir a todos en las esperanzas de democracia y cambio, ahora hay que defender la reconciliación y el perdón”, concluye Taal.

Mientras la nueva Gambia democrática da sus primeros pasos, en las calles se han multiplicado los vendedores de camisetas, tazas y llaveros con el ya icónico #GambiaHasDecided impreso. Incluso en la capital Banjul, muy cerca de la faraónica casa en la que vivía Jammeh, una estatua en la rotonda de entrada a la ciudad luce orgullosa un lema que ya forma parte intrínseca de la historia de un país que ahora tiene grandes retos por delante como el desempleo, la política de reconciliación o la mejora de los servicios sociales. Gambia así lo ha decidido.

Javier Taeño (@javiertaeno)-Banjul (Gambia)

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines