El cara a cara de Rufián y Rajoy en el Congreso parece sacado de una película de humor

·5 min de lectura

La comisión de investigación del Congreso de los Diputados sobre la Operación Kitchen ha dejado momentos sonados entre el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el diputado de ERC, Gabriel Rufián.

Su diálogo ha estado cargado de tensión e ironía y parecía sacado de un sketch humorístico o de una película cómica en vez de un escenario tan relevante como es el Congreso español.

Uno de las situaciones cumbre se ha producido después de un careo entre ambos en el que Rufián preguntaba y Rajoy negaba la mayor. El diputado independentista ha señalado entonces: "¿Cuántas reuniones o audiencias tiene un presidente del Gobierno? Usted que ha sido presidente… Ha sido presidente del Gobierno, ¿no? ¿O tampoco?"

La reacción del gallego ha sido de sorpresa, pero después ha respondido con su tradicional humor: "Esa es una pregunta muy inteligente. Pues no lo sé. ¿Usted qué opina, señor Rufián?", ha contestado.

El catalán ha insistido una vez más: "Yo diría que sí, pero estamos en un nivel que quizá me lo niega".

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Otro de los momentos señalados ha sido cuando ambos han decidido intercambiarse dos curiosos presentes. Rufián ha empezado preguntando: "¿Sigue sosteniendo que no existe ninguna sentencia que juzgue, que condene, que declare, que reafirme la caja B o una financiación ilegal del Partido Popular?"

"No me diga usted la pregunta y también la respuesta", ha contestado el expolítico popular, ante la insistencia del diputado en que respondiera.

"Este es el preámbulo de la sentencia de la Audiencia Nacional. Son mil y pico páginas, si quiere se las doy. Reafirma que es una estructura contable paralela desde el año 1989 en el Partido Popular. Como no la tiene, se la voy a dar", ha insistido Rufián, antes de levantarse y entregarle el documento a Rajoy.

"Yo le voy a dar este libro, a la salida", ha contestado con sorna el expresidente, mostrando su recién publicada biografía, 'Política para adultos'.

Por no ponerse de acuerdo, no se han puesto de acuerdo ni siquiera en las fechas. "En el 81 usted ya era diputado. Y ministro del Interior", ha empezado diciendo Rufián, algo que Rajoy ha negado: "En el 81 nunca, fui ministro del Interior en el 2001. No soy tan mayor", ha respondido.

El político catalán ha vuelto a la carga: "Le estoy diciendo diputado, ¿lo era en el 81?". El gallego ha insistido en el no: "Le digo que no, yo llegué aquí en 1986", mientras que Rufián seguía apretando: "¿No era diputado por Pontevedra?"

Rajoy ha respondido con humor: "Sí, en 1986. Como usted está nervioso confunde 1981 con el 2001", ante lo que el político de ERC ha respondido: "Lo que no puede decir es que ha llegado al Gobierno en 2011 cuando desde que yo era un crío ya estaba dando palos por ahí".

Rufián le ha preguntado si conocía al señor Villarejo, algo que Rajoy ha negado, antes de exclamar "¡Qué barbaridad!", cuestionado por el diputado qué era una barbaridad, ha respondido: "no se dé por aludido que se vive más feliz".

El político de ERC también ha enumerado los supuestos casos de corrupción del PP y Rajoy ha optado una vez más por contestar con humor: "Menos mal que usted no es juez porque si no, garrote vil", ante lo que Rufián ha respondido de forma escueta: "No está en El Hormiguero señor Rajoy".

No solo con Rufián

Una de las señas de identidad del expresidente del Gobierno es no tener pelos en la lengua e igual que ha tenido un cara a cara sonado con Rufián, también ha dejado otras perlas a Macarena Olona (Vox) y a Sofía Castañón (Unidas Podemos).

"¿Sabe usted a qué puede deberse esta actuación del PSOE que acabo de describirle?", preguntaba la política de extrema derecha, ante lo que el gallego contestaba: "Le voy a dar una idea que creo que es buena, pregúntele al PSOE, que son los que están ahí".

Con la diputada de la formación morada también ha vivido un par de momentos surrealistas. Empezaba ella preguntándole cómo estaba. "Muy bien, la echo un poco de menos, pero por lo demás estoy muy bien", contestaba con sorna. La asturiana insistía: "Lo digo porque en una entrevista dijo que no tenía ninguna gana de venir". La respuesta de Rajoy una vez más no decepcionaba: "Procuro cumplir con mis obligaciones, aunque preferiría estar tomando un café".

Otro encontronazo con la asturiana ha sido a cuenta de los supuestos motes que tenía Rajoy, como El Barbas o El Asturiano.

"Llevo 40 años en política y de mí se ha dicho de todo. Que me digan El Barbas o El Asturiano no me genera ningún problema. Como si dicen El Chino, me es igual", ha señalado.

EN VÍDEO I Rajoy, a Pedro Sánchez: "Si yo soy malo, cómo de malo es usted, ¿pésimo?"

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente