El G7 acuerda imponer un tope al precio del petróleo ruso para limitar los ingresos de Moscú

·3 min de lectura
Foto de archivo del canciller alemán, Olaf Scholz, en la reunión del G7 de junio. (Photo: Christian Ender via Getty Images)
Foto de archivo del canciller alemán, Olaf Scholz, en la reunión del G7 de junio. (Photo: Christian Ender via Getty Images)

Foto de archivo del canciller alemán, Olaf Scholz, en la reunión del G7 de junio. (Photo: Christian Ender via Getty Images)

El Grupo de los Siete (G7) ha llegado a un acuerdo para instaurar una limitación de precios al petróleo ruso y otros productos derivados, según el comunicado publicado por el club de países al término de la reunión de ministros de Finanzas que ha tenido lugar este viernes.

La limitación de precios se realizará de forma efectiva mediante una prohibición generalizada de prestar servicios que permitan el transporte marítimo de estos productos de origen ruso. Únicamente se permitirá proveer servicios de transporte si el petróleo y los derivados se compran a un precio igual o menor al fijado por la coalición.

En su comunicado, los ministros de Finanzas de las naciones del G7 no han detallado el precio límite. Únicamente han señalado que la cifra se decidirá con arreglo a un abanico de detalles técnicos. “El límite de precios se comunicará públicamente de una forma clara y transparente”, ha indicado el G7. Además, estos precios se revisarán en caso de ser necesario.

Una medida “específicamente diseñada” para reducir los ingresos de Rusia

El club de países asegura que esta medida está “específicamente diseñada” para reducir los ingresos de Rusia y su capacidad de financiar la guerra, al tiempo que limita el impacto en los precios globales de energía.

No obstante, el vice primer ministro de Rusia, Alexander Novak, ya avisó el jueves de que Rusia no exportaría petróleo a ningún país que se adhiera a esta limitación de precios.

El G7 ha invitado a todos los países que quieran a aportar comentarios e ideas sobre el diseño y la implementación del límite de precios. “Buscamos establecer una amplia coalición para maximizar su efectividad e instamos a todos los países que todavía busquen importar petróleo ruso a que se comprometan a hacerlo a precios iguales o inferiores al del límite”, recoge el comunicado del G7.

Según los datos de la Agencia Internacional de la Energía, entre marzo y julio Rusia ingresó 95.000 millones de dólares (94.870 millones de euros) de sus exportaciones de petróleo y gas solo a la Unión Europea, casi el doble que en años anteriores.

“Todos los indicios van en sentido contrario”

La decisión del G7 podría provocar algún efecto en los mercados de la energía. El profesor del OBS Business School Víctor Ruiz Ezpeleta señala a El HuffPost que pese a que desde EEUU defienden que será “una medida muy efectiva” todos los indicios “van en sentido contrario”.

“Una medida impositiva de precio máximo sólo será efectiva si todos los actores están de acuerdo o, al menos lo acatan, pero este no parece ser el caso”, explica, poco antes de recordar la postura de China e India.

El experto en energía reconoce que los dos países asiáticos “no están por la labor” de seguir las pautas del G7 y , por ello, “pueden seguir comprando el petróleo ruso beneficiándose de mejores precios o incluso revenderlo con un mayor margen”.

“Rusia además no se va a quedar de brazos cruzados y jugará con los suministros para intentar dañar la imagen de unidad del G7 de manera que cualquier desacuerdo interno será visto como un triunfo en Moscú”, detalla.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR