Génova busca acallar el choque en Madrid para salvaguardar su convención

·3 min de lectura

Madrid, 15 sep (EFE).- La dirección nacional del PP busca acallar el choque por el poder del partido en Madrid, con el objetivo de salvar del ruido a la convención nacional, que debía ser la puesta de largo de la alternativa de Pablo Casado para llegar a La Moncloa, pero ha perdido protagonismo por la pugna madrileña.

Los dirigentes de Pablo Casado evitan hablar del paso adelante de Isabel Díaz Ayuso para presidir el PP de Madrid y repiten como un mantra que ahora este debate no toca, que el congreso no está ni convocado y la prioridad es la convención.

Sin embargo, también sobre este cónclave se proyecta la sombra de la posible ausencia de Ayuso, que estará de viaje en Estados Unidos, aunque ha dicho que hará todo lo posible por acudir.

A no seguir avivando el debate interno también ha llamado el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, al que Casado introdujo en la ecuación del poder madrileño, y que dice estar "harto" de responder a preguntas sobre el congreso y ha mostrado preocupación por qué pensarán los ciudadanos al ver cómo se han "enzarzado en este debate en estos momentos".

En el PP quieren poner el foco en su cita de Valencia, donde terminará su convención nacional, que el 2 de octubre, en la Ciudad de las Artes, contará con una mesa de presidentes autonómicos en la que desean que esté Ayuso. El cierre el día 3 en la plaza de toros contará con un aforo de 10.000 personas.

De la convención han trascendido este miércoles detalles como que el lunes 27 de septiembre el expresidente Mariano Rajoy y el presidente gallego Alberto Núñez Feijóo estarán en la parada de Santiago, ese martes acudirá a Valladolid el expresidente José María Aznar, la parada de Sevilla será el jueves, y la de Cartagena, el viernes.

En Madrid recalará esta convención itinerante el miércoles 29 de septiembre, aunque, con Ayuso ausente, no se conoce el plantel de asistentes, únicamente que se debatirá sobre estado de derecho y seguridad.

Entre tanto, en la Puerta del Sol, la presidenta madrileña mantiene inmóvil su posición: quiere presidir el partido y, pese a la negativa de Génova a adelantar el cónclave, no da marcha atrás a su petición de que el congreso sea cuanto antes.

La pugna interna ha obligado además al portavoz del Gobierno madrileño, Enrique Ossorio, a negar diferencias entre los consejeros: son "una piña". Y algunos de ellos han hecho un cierre de filas con Ayuso, como el propio Ossorio que la ve "mejor candidata" para presidir el PP de Madrid.

También ha buscado despejar dudas Enrique López, que tiene doble condición en el PP, consejero madrileño de Presidencia, Justicia e Interior y vicesecretario de Casado. Dijo que Ayuso será "una gran candidata".

Los intentos de la dirección por acallar el debate no impiden así los posicionamientos públicos de cara al congreso. Y no frenan tampoco los dardos procedentes de la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre, que junto a la exportavoz Cayetana Álvarez de Toledo, uno de los principales apoyos públicos de Ayuso.

Los últimos los ha lanzado Aguirre al número dos del PP, Teodoro García Egea, por cargar contra su etapa de Gobierno cuando señaló que "lo que destrozó al PP de Madrid fue la corrupción".

"Ojalá García Egea cuando lleve los años que yo en política pueda tener la conciencia tan limpia", le ha replicado en Toro TV, después de preguntarse si no hubo corrupción cuando eran presidentes Felipe González, José María Aznar o Mariano Rajoy.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente