El futuro político de Túnez, en manos del presidente Saied y sus decisiones

·3 min de lectura
El presidente tunecino Kais Saied en Túnez, el 13 de octubre de 2019

"No habrá marcha atrás" repite incesantemente el presidente tunecino tras su drástica decisión en julio de suspender el parlamento vigente. Y aunque los tunecinos quieren pasar página a diez años de frustradas esperanzas, también quieren saber adonde pretende conducirlos Kais Saied.

Con el anuncio el lunes de Saied de mantener, por tiempo indeterminado, la suspensión del parlamento, el futuro del país y de su democracia es cuando menos un enigma.

Ahora todo sigue en manos del jefe del Estado, un teórico del derecho, único capitán en medio de este enredo político-constitucional, destacan los analistas.

El 25 de julio, Saied invocó la Constitución para atribuirse plenos poderes, destituir al jefe de gobierno y suspender el parlamento durante un período inicial de 30 días.

Al acercarse el fin de ese plazo, el lunes el presidente Saied "emitió un decreto presidencial que prolonga las medidas de excepción relativas a la suspensión de las actividades de todos los diputados hasta nueva orden", indicó la presidencia en un breve comunicado divulgado por Facebook.

- ¿Y después? -

La decisión era esperada. Pero ¿qué ocurrirá después?

"Suspense +hasta nueva orden+",titulaba este miércoles el diario Le Quotidien. "¿Qué intenciones tiene el presidente?", se pregunta por su parte el rotativo Assabah.

La suspensión de la constitución --cuya adopción en 2014 fue saludada por la comunidad internacional-- o su abrogación parece "inevitable", estima Hamza Meddeb, experto del centro Carnegie.

"Es una cuestión de tiempo". Pero "eso provocará consecuencias", dice.

Los aliados occidentales de Túnez y las ONG locales "vigilan" la evolución de los acontecimientos, en momentos en que el país norteafricano necesita apoyo ante la crisis económica y social.

Saied "no puede dar marcha atrás, pero no sabe cómo avanzar" prosigue Meddeb. "Quiere afinar su plan, y sobre todo sopesar las opiniones internacionales", mientras obtiene luz verde de los servicios de seguridad, según este analista.

A nivel nacional, el presidente "ha roto el diálogo con los partidos" y con los actores sociales, agrega Meddeb.

Pero "no se puede dejar que una persona elija por sí sola el futuro de todo un país" sentencia.

- Deudas y crisis -

El mayor de los desafíos es económico, con las deudas que pagar y las crisis en varios sectores".

"¿Cómo Saieb va a gestionar todo eso? Está en un terreno pantanoso" subraya el politólogo Slaheddine Jourchi.

Varios partidos o la poderosa central sindical UGTT han llamado a la rápida formación de un gobierno y a que se fije una hoja de ruta. Pero Kais Saied hace hasta ahora oídos sordos.

El presidente "no cree en los partidos, en las asociaciones ni en la libertad de prensa. Están solamente él y el pueblo" considera Jourchi, quien cree que están en gestación "decisiones más radicales".

El martes, el único comentario indirecto del jefe de Estado sobre su anuncio de la víspera fue mordaz.

"El parlamento es un peligro para el Estado (...) Las instituciones políticas existentes y su manera de funcionar representan un peligro persistente", declaró Saied durante una entrevista con el ministro de Comercio, Mohamed Bousaid.

kl-ila/gk/hj/me/mb

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente