Fundación Vila Casas aportará hasta 2030 un millón de euros a Fundación Miró

Vista aérea de la Fundación Joan Miró. EFE/aa/Archivo

Barcelona, 2 dic (EFE).- El presidente de la Fundación Privada Vila Casas, Antoni Vila Casas, y la presidenta de la Fundación Joan Miró, Sara Puig, han firmado este lunes un acuerdo de colaboración, según el cual, la Fundación Vila Casas aportará hasta 2030 un millón de euros para la conservación de la colección del artista catalán.

Está previsto que la Fundación Vila Casas destine cada año, a partir de enero de 2020, un total de 100.000 euros para la "restauración, actualización y puesta en valor del conjunto de actividades relacionadas con el fondo de la colección de la Fundación Joan Miró, con el fin de garantizar su mejora y excelencia".

Un emocionado Antoni Vila Casas, que ha considerado que Miró es el "mejor pintor catalán que hay en el mundo", ha rememorado que hace un tiempo recibió una carta de Sara Puig sobre la posibilidad de que colaborara con su fundación y "no me pude negar", en un momento "no fácil, en el que las fundaciones no son fáciles de mantener".

Sin embargo, el mecenas ha defendido que "la sociedad civil catalana si por algo es civil y catalana es por hacer actos como este", lo que ha sido recibido con muchos aplausos por parte de un auditorio en el que se encontraban, entre otros, los patronos de la Fundación Miró, Frederic Amat, Daniel Giralt Miracle, Andreu Mas-Colell, Rosa Maria Malet o Jaume Freixa, así como miembros de la Fundación Vila Casas como Àlex Susanna, actual codirector.

Para Sara Puig, un hecho como el de hoy, "nos da esperanza y energía para celebrar el 50 aniversario de la constitución de la Fundación, que nació en 1975". "Hoy -ha proseguido- escuchamos Antoni tu voz y tu servicio. Barcelona está muy contenta".

El director del centro, Marko Daniel, tampoco ha escondido que la aportación, además de servir para mantener la colección, contribuirá a que el futuro de la Fundación sea mejor.

A su juicio, después de un año "difícil", esta aportación será "muy importante" de cara a conseguir una "situación de estabilidad", a la vez que ha esperado que sea el inicio de otros actos similares.

Antoni Vila Casas, empresario farmacéutico, que constituyó la fundación en 1986 para reforzar la investigación sanitaria, ha incidido en este punto, posteriormente, al aseverar que la sociedad catalana debería pensarlo y "volver a tomar esas decisiones que han sido las que han hecho grande Barcelona", con instituciones como el Gran Teatro del Liceu.

A la vez, ha destacado que cuando Miró hizo donación de las obras que conforman la colección en 1975 contribuyó a crear una institución "única en el mundo y esto se debe tener en cuenta".

La colección de la Fundación Miró está formada actualmente por 217 pinturas, 178 esculturas, dos objetos, cuatro cerámicas, nueve textiles, unos 8.000 bocetos preparatorios de prácticamente la totalidad de sus obras y la obra gráfica y litográfica del artista, casi completa.

La Fundación Vila Casas empezó a configurar en 1998 su proyecto artístico, con el objetivo de "coleccionar, preservar y difundir" el arte contemporáneo catalán del período comprendido entre 1930 y 2030.

Hace unos trece años, a raíz de que a Antoni Vila Casas se le diagnosticara un linfoma y le dijeran que le quedaban apenas dos años de vida, decidió vender todo lo relacionado con la farmacéutica, "administrarme mis fondos y en esos dos años que me quedaban de vida estimular el arte".

Superó ese período y en la actualidad la fundación cuenta con cuatro espacios expositivos, el Museo Can Framis y los Espais Volart de Barcelona, así como los museos Palau Solterra y Can Mario de Torroella de Montgrí y Palafrugell, respectivamente.