Cómo funciona el balón gástrico ingerible

Balón gástrico en un estómago.
Balón gástrico en un estómago.

Balón gástrico en un estómago.

Último avance para los pacientes que necesiten un balón gástrico. El programa Allurion está probando el primer balón gástrico ingerible del mundo, lo que permitiría que las personas que lo necesiten por prescripción médica, puedan tenerlo sin necesidad de una intervención quirúrgica.

Además, el estudio realizado con 3.716 pacientes de 26 centros en nueve países ha demostrado que pierden más del 14% de su peso corporal. De este modo, se logra según los expertos, una pérdida de peso suficiente para que remita la diabetes tipo 2.

Según indican, los pacientes que se sometan al programa Allurion no tendrán que someterse a “cirugía, endoscopia, ni anestesia” y este balón gástrico se complementará con un “un programa de estilo de vida respaldado por un profesional” lo que mejora los parámetros metabólicos.

“Con una pérdida de peso media del 14% en cuatro meses en cerca de 4.000 pacientes, el programa Allurion ha demostrado, una vez más, que ofrece resultados que cambian la vida a muchas personas”, ha señalado el cofundador y director general de Allurion, Shantanu Gaur, quien ha relacionado los resultados con los parámetros de pérdida de peso de 10-15% que se consideran como un “motor para remitir la diabetes” que ya demostraron en un estudio de abril de 2020.

“La obesidad y la diabetes de tipo 2 son pandemias de una magnitud sin precedentes, y en muchas ocasiones afectan a los pacientes simultáneamente. A menudo, los tratamientos actuales para la obesidad y la diabetes no son suficientes o son rechazados por los pacientes debido a su carácter invasivo. Este estudio refuerza la idea de que el Programa Allurion ofrece un tratamiento convincente para ambas afecciones”, añadió entonces la doctora de la Clínica Nuova Villa Claudia de Roma (Italia), Roberta Ienca.

Cómo funciona

Como se ha mencionado anteriormente, para colocar este balón gástrico no es necesario pasar por quirófano y basta con una visita ambulatoria. Los pacientes que por prescripción médica tengan que colocarse un balón gástrico —indicado según Allurion a pacientes con IMC entre 27 y 36 kg/m2— solo tendrán que ingerir una cápsula con el balón desinflado con una cánula.

Una vez que este llega al estómago, se hace una radiografía para comprobar su colocación y se llena de agua a través de una sonda. Tras inflarlo, el doctor extraerá lentamente el catéter de la boca del paciente y este quedará en el estómago. Para comprobar que todo ha ido correctamente y que queda “flotando” en el estómago, se hace una segunda prueba de imagen.

Al igual que los balones gástricos tradicionales, el balón Allurion produce una disminución del apetito al ocupar parcialmente el estómago, lo que ayuda al cumplimiento de la dieta y el cambio de vida alimenticios que, siempre bajo supervisión médica, acompaña al tratamiento.

Tras 16 semanas, el balón se desinfla solo y pasa de forma natural por el intestino eliminándose por completo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR