La fuga de la princesa Haya: comienza el millonario juicio de divorcio con el emir de Dubai

LA NACION

LONDRES.- Un mes después de la escandalosa huida a Londres de la princesa Haya, la más joven de las esposas del emir de Dubai, hoy comenzó el juicio en Londres. Se trata de la primera batalla por el divorcio de la princesa y el jeque Mohammed ben Rashid al-Maktum, un proceso que, según comunicaron, se centrará en la custodia de sus dos hijos.

En la primera audiencia que se celebró hoy en el tribunal Superior de Londres, la princesa Haya solicitó a las autoridades británicas protección legal por casamiento forzoso. Sus abogados pidieron una orden de restricción contra el emir.

Fue la primera vez que la princesa Haya fue vista en público tras escaparse hace un mes de Dubai con sus dos hijos de 11 y 7 años. Haya, de 45 años, llegó a la corte con un sencillo vestido blanco y el pelo suelto, agarrando una másbaha (una especie de rosario islámico de cuentas para recitar los distintos nombres de Alá) entre las manos.

El emir, que ostenta también el cargo de primer ministro de Emiratos Árabes Unidos, pidió por su parte que los hijos vuelvan inmediatamente a Dubai. La legislación británica protege contra los casamientos obligados que impliquen el uso de "la fuerza física, así como las presiones emocionales, las amenazas o el abuso psicológico".

El proceso tiene repercusiones políticas que implican a los Emiratos Árabes Unidos (Al- Maktum es uno de los líderes de más alto perfil en el Medio Oriente), a Jordania -país de nacimiento de Haya- y a Gran Bretaña, donde la todavía esposa del emir ha buscado refugio y la complicidad de la reina Isabel II.

El jeque y la princesa confirmaron hace una semana que la disputa legal trata únicamente acerca del bienestar de sus hijos "Estos procedimientos se refieren al bienestar de los dos hijos de su matrimonio y no al divorcio ni a las finanzas", sostiene el comunicado. Haya es la sexta esposa de Al-Maktum, con quien se casó en 2004, y es madre de dos de sus hijos: Jalila, de 11 años, y Zayed, de siete. La princesa huyó con los chicos a Londres y se llevó consigo una fortuna personal de más de 34 millones de euros.

Guerra de abogados

La abogada Fiona Shackleton, conocida como "magnolia de acero" por su encanto y sus duras habilidades de negociación, representa a la princesa y Helen Ward, conocida como "la gran dama de los divorcios", representa al emir.

Ward es famosa por haber representado a Guy Ritchie, el director de cine británico, en su divorcio de Madonna, la estrella del pop. Otros antiguos clientes incluyen al compositor Andrew Lloyd Webber y a Bernie Ecclestone, el magnate de la Fórmula Uno.

Por su parte, Shackleton sabe lo que es tratar con la realeza porque gestionó la ruptura del príncipe Carlos y Ladi Di y la del príncipe Andrés y Sarah Ferguson. También tuvo como cliente a Paul McCartney, a quien su exmujer Heather Mills pedía 172 millones de euros que se redujeron a 22.

En marzo pasado, el emir ya se vio envuelto en otro escándalo tras e loscuro incidente de la huida y regreso forzado de Latifa a Bint Mohame, una de sus hijas. La mujer de 33 años y denunció en un video que se escapaba de su país porque no tenía libertad para moverse y porque ella y alguna de sus hermanas habían sido víctimas de malos tratos. Su barco fue interceptado cuando se hallaba en aguas internacionales, cerca de India, y Latifa fue devuelta a su domicilio.

En un principio se dijo que Haya había tomado la radical decisión de huir de Dubai luego de enterarse que su marido torturaba a Latifa. De acuerdo con el diario británico Daily Mail, la princesa habría huido luego de que su esposo mostrara celos a causa de un guardaespaldas de origen británico del grupo de seguridad de la familia.