Un fuerte terremoto sacude el sureste de Taiwán y deja a miles sin electricidad

·3 min de lectura
© Centro de Operaciones de Emergencia de Taiwán/Vía Reuters

El sureste de Taiwán se vio estremecido este domingo 18 de septiembre por un fuerte movimiento telúrico de 6,8 de magnitud. Las autoridades confirmaron que al menos una persona murió, un tren se descarriló y cientos de habitantes quedaron bloqueados por derrumbes en las carreteras. Además, el terremoto dejó a más de 7.000 viviendas sin electricidad y con interrupciones en el servicio de agua potable.

Vagones de tren descarrilados, más de 600 personas atrapadas en las carreteras y varios habitantes bajo los escombros de edificios derrumbados. Es parte del panorama este domingo 18 de septiembre en el sureste de Taiwán, tras un terremoto de 6,8 de magnitud.

Un impacto mayor, según el Servicio Geológico de Estados Unidos, que señaló que la magnitud fue de 7,2 y la profundidad de 10 kilómetros.

El sismo, uno de los más fuertes en los últimos años, deja al menos una persona muerta y una docena de heridos.

La Agencia Central de Noticias de la isla reportó que el fallecimiento confirmado es el de un trabajador de una fábrica de cemento que se encontraba en la planta baja de un edificio, en el municipio de Yuli, cuando la estructura se derrumbó.

En ese mismo lugar, al menos cuatro personas fueron rescatadas de los escombros.

Entretanto, otros tres habitantes fueron trasladados a un hospital luego de que el vehículo en el que se transportaban cayera de un puente que colapsó.

El epicentro del movimiento telúrico fue el condado de Taitung y el sismo se produjo luego de otro de 6,4 de magnitud, en la noche del sábado, en la misma área y que no causó víctimas, según explicó la oficina meteorológica taiwanesa.

No obstante, el sismo se pudo sentir en todo Taiwán. Los edificios también se sacudieron en Taipei, la capital, y las réplicas continuaron estremeciendo la isla.

El caos se apoderó de otras zonas del sureste del país cuando más de 600 personas quedaron atrapadas en las pintorescas áreas montañosas de Chike y Liushishi, debido a que las carreteras fueron bloqueadas por el deslizamiento de tierra y piedras.

Asimismo, la Administración Nacional de Ferrocarriles informó que seis vagones se descarrilaron en la estación de Dongli, en el este de la isla, después de que parte de la plataforma colapsara. Ninguno de los 20 pasajeros resultó herido.

Aunque inicialmente el Centro de Alerta de Tsunami del Pacífico de EE. UU. emitió una advertencia para el territorio taiwanés, posteriormente fue cancelada.

La agencia meteorológica de Japón también anunció una alerta de tsunami para áreas de la prefectura de Okinawa, pero las suspendió después.

El terremoto deja a más de 7.000 viviendas sin electricidad

Más de 7.000 hogares se quedaron sin electricidad, solo en el municipio de Yuli, y las tuberías de agua también sufrieron daños.

En la misma localidad, un deslizamiento de tierra atrapó a casi 400 turistas en una montaña famosa por los lirios anaranjados que cubren sus laderas en esta época del año. La zona quedó sin electricidad y la señal de telefonía móvil se vio interrumpida.

Entretanto, los estantes y los instrumentos musicales se cayeron en la Iglesia Presbiteriana Mount Carmel y una larga grieta recorrió el piso. Afuera, el pavimento y las losas de concreto quedaron fracturados.

Taiwán se encuentra cerca de la unión de dos placas tectónicas, por lo que es propenso a los terremotos.

En 2016, más de 100 personas murieron en un seísmo en el sur de la isla en 2016, mientras que otro terremoto de 7,3 de magnitud mató a más de 2000 personas en 1999.

Con Reuters y AP