‘Fueron necesarias dos personas para sacarlo’: mujer da a luz a bebé de 60 cm de altura

·3 min de lectura
Los padres, Amy y Zac, han recibido con estupefacción pero con los brazos abiertos a un bebé de 5,7 kilos (SWNS).
Los padres, Amy y Zac, han recibido con estupefacción pero con los brazos abiertos a un bebé de 5,7 kilos (SWNS).

Una mujer quedó estupefacta al dar a luz a un bebé de 5,7 kilos que medía 60 increíbles centímetros de altura.

El 25 de marzo Amy Smit, y su marido Zac, de 27 y 28 años, respectivamente, le dieron la bienvenida a Zagrys ‒a quien llaman Zeik‒ y era tan grande que ni siquiera entraba en la balanza.

Amy, ahora madre de dos hijos, dijo que fueron necesarias dos personas para sacarle a Zeik del vientre durante el parto por cesárea debido a su gran tamaño.

Ella y su marido no podían creer lo que veían sus ojos cuando las parteras levantaron a su bebé para que pudieran verlo por primera vez.

Smit, que también es madre de Lola, dijo: “Era tan grande que fueron necesarias dos personas para sacarlo”.

“A mi alrededor estaban todas esas mujeres pequeñitas y la escuché decir a una : ‘Necesito ayuda, es enorme’”.

“Cuando lo levantaron sobre la pantalla para que yo y Zac lo viéramos, mis primeras palabras fueron ‘¡la puta madre!’”.

“Sabíamos que iba a ser un bebé alto, porque en todos los escáneres se veía bastante alargado, y Zac y yo medimos en torno a 1,82 metros, pero no tenía ni idea de que sería tan grande”.

Lola, la hermana de Zeik (izquieda), también fue una bebé grande que pesó 4,1 kilos (SWNS).
Lola, la hermana de Zeik (izquieda), también fue una bebé grande que pesó 4,1 kilos (SWNS).

Los Smit añaden que habían comprado ropa para niños de tres meses porque esperaban que fuera alto, pero ninguna de esa ropa le ha valido a su hijo recién nacido.

“Tuve que pedirle a Zac que le comprara ropa de seis a nueve meses”, agregó.

La primera hija de los Smit, Lola, también era grande cuando nació en septiembre de 2018, con un peso de 4,1 kilos.

Pero Smit dijo que le sorprendió lo diferente que fue su apetito durante el embarazo de Zeik, en comparación a su primer embarazo.

Dijo: “Simplemente pasé de la comida. Nunca tuve antojo de ninguna comida, no podía comer carne ni nada”.

“Durante mi primer embarazo, el de Lola, picoteaba todo el tiempo, no podía parar de comer, pero con Zeik no tenía apetito. Y me quedo pensando: ¡imagina qué tan grande podría haber sido si yo hubiera comido mucho!".

Ahora, con dos meses, Zeik pesa 6,7 kilos y su hermana mayor está “enamorada” de él.

Smit contó: “Lola siempre quiere darle abrazos y estar con él. Lo llama ‘mi bebé’. Zac ya ha dicho que va a ser jugador de rugby.

“Es sudafricano, así que le gusta mucho el rugby, y con el tamaño de Zeik, ya lo llama ‘mi pequeño jugador de rugby’”.

A pesar de su tamaño, Zeik no ha logrado el récord del bebé más grande del Reino Unido, que lo detenta George Joseph King, nacido en febrero de 2013 en la Gloucester Royal Infirmary, con un peso impactante de 7 kilos.

El mes pasado, Amber Cumberland, de Aston dio a luz a Emilia, que pesó 5,8 kilos, solo 141 gramos más que Zeik.

Más información de SWNS.

Laura Hampson