Fuera mascarillas para los vacunados: esperanzas, significados y riesgos de la decisión del CDC en EEUU

·6 min de lectura

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades ha emitido una recomendación de enorme significado. Indicó que, en Estados Unidos, las personas plenamente vacunadas pueden dejar de usar mascarillas y practicar distanciamiento social tanto en exteriores como en lugares cerrados, salvo en algunas situaciones.

Se trata de una noticia de gran simbolismo y consecuencias. Señala que la pandemia de covid-19 ha comenzado a ceder de modo sustantivo, tanto en contagios como en hospitalizaciones y fallecimientos, que la cantidad de personas con inmunidad (vía la vacuna o una infección previa) representa un importante porcentaje de la población y que las tendencias sugieren que mayores reducciones de la pandemia son posibles.

Las personas plenamente vacunadas contra el covid-19 podrán dejar de usar mascarillas en exteriores e interiores, salvo en algunas excepciones, indicó el CDC. (Getty Creative)
Las personas plenamente vacunadas contra el covid-19 podrán dejar de usar mascarillas en exteriores e interiores, salvo en algunas excepciones, indicó el CDC. (Getty Creative)

La efectividad de la vacuna en prevenir la transmisión del virus y el desarrollo de la enfermedad, su amplia disponibilidad en Estados Unidos y su efectividad contra variantes son elementos que se consideraron como las bases científicas para esta decisión.

Si se considera que en Estados Unidos se han registrado casi 585,000 muertes y casi 33 millones de casos por covid-19, el anuncio del CDC citado implica un logro sustantivo, impulsado por la aplicación hasta ahora de 266 millones de dosis de la vacuna.

Sin mascarilla, salvo algunas excepciones

El no tener que usar mascarillas o practicar distanciamiento significa, para las personas plenamente vacunadas, que es posible realizar nuevamente una serie de actividades que antes se encontraban restringidas (o no suscitaban confianza) y con ello la economía podrá recuperarse de modo mucho mayor. Es en cierto modo una “vuelta a la normalidad”, aunque no de modo absoluto.

Hay excepciones a todo ello: en autobuses, aviones y lugares extremadamente concurridos se seguirá requiriendo a todos el uso de mascarillas y ciertamente toda persona plenamente vacunada puede seguir practicando la distancia social y llevar cobertura facial si lo considera apropiado.

También te puede interesar:

Para las personas plenamente vacunadas, la posibilidad de dejar de usar mascarillas es motivo de optimismo, aunque algunas mantienen la cautela. (Getty Creative)
Para las personas plenamente vacunadas, la posibilidad de dejar de usar mascarillas es motivo de optimismo, aunque algunas mantienen la cautela. (Getty Creative)

Y gobiernos, tanto el federal como los estatales y locales, pueden, si lo consideran necesario, mantener el mandato de uso de mascarillas para toda persona. Por ejemplo, las mascarillas seguirán siendo obligatorias en el transporte al menos hasta el próximo 13 de septiembre.

Con todo, quedan muchos pendientes y riesgos. Un porcentaje importante de la población es renuente a vacunarse, la pandemia aún se encuentra punzantemente vigente y la posibilidad de que se difundan nuevas variantes del coronavirus plantean interrogantes considerables. Dar marcha atrás en la pandemia es un escenario indeseable pero posible, y por ello es necesario redoblar las acciones vacunación (la aprobación de la vacuna par los adolescentes de 12 a 15 años es un paso importante) para despejar riesgos.

En ese contexto, el uso de mascarillas y el distanciamiento social para las personas aún no plenamente vacunadas continúa siendo un elemento de enorme importancia, tanto para protegerse a sí mismas del covid-19 como para prevenir que otras personas no vacunadas (e incluso un pequeño porcentaje de las vacunadas) contraigan la enfermedad.

El mandato para los no vacunados

Sin embargo, la decisión del CDC implica en la práctica una suerte de levantamiento general de las medidas de cobertura facial y distanciamiento social, pues al no existir formas ni regulaciones para que las personas prueben que están vacunadas, cualquier persona puede decir que ha recibido ya las necesarias dosis y por ello puede estar presente sin mascarilla y sin distanciamiento social en actividades que, según el CDC, implican alto riesgo.

Alto riesgo desde luego para esas personas no vacunadas y sin mascarillas, y un riesgo también, si bien en mucho menor grado, para personas vacunadas que podrían llegar a adquirir el virus y que aunque no desarrollen síntomas o lo hagan de forma muy leve podrían contagiar a miembros de su familia aún no vacunados, por ejemplo los menores de 12 años.

En ese sentido, muchas personas vacunadas que conviven con personas sin vacunar presumiblemente optarán por seguir usando mascarillas y practicando distanciamiento para ampliar su margen de prevención.

Por otro lado, se ha cuestionado cómo un restaurante u otro negocio harán cumplir a las personas no plenamente vacunadas el uso de mascarillas y el distanciamiento social en sus locales si no existe un mandato oficial de uso de mascarillas ni un modo de obligar a la gente a probar que se encuentra plenamente vacunada.

En muchos sitios donde se ha requerido el uso obligatorio de mascarillas será posible, salvo mandatos específicos al respecto, que personas plenamente vacunadas dejen de llevar cobertura facial, de acuerdo al CDC. (AP Photo/Marcio Jose Sanchez)
En muchos sitios donde se ha requerido el uso obligatorio de mascarillas será posible, salvo mandatos específicos al respecto, que personas plenamente vacunadas dejen de llevar cobertura facial, de acuerdo al CDC. (AP Photo/Marcio Jose Sanchez)

No se prevé que en Estados Unidos se establezcan los llamados “pasaportes de vacunación” ni bases de datos que puedan consultarse para verificar si una persona está plenamente vacunada.

Y si se considera que las personas que son renuentes al uso de mascarillas en muchos casos también lo son al ser vacunadas, los nuevos lineamientos abren la puerta para que cualquier persona deje de llevar cobertura facial ante la realidad de que será muy difícil que se le obligue a portarla y de que los establecimientos comerciales y otras entidades, salvo mandatos específicos o casos especiales, tendrán que optar por permitir una laxitud en la materia o asumir un rol de imposición que resulta conflictivo y difícil de ejercer.

Por todo ello, algunos consideran que el CDC emitió una recomendación demasiado amplia o de manera prematura (quizá como una forma de incentivar a que más personas se vacunen) y que quizá había sido preferible un relajamiento escalonado.

La pandemia de covid-19 aún continúa

La pandemia aún no ha terminado y los riesgos existen. Pero es indudable que la nueva recomendación del CDC sugiere que Estados Unidos, el país con más casos y más fallecimientos del mundo pero también con la vacunación más extensa, ha logrado un avance enorme hacia una efectiva mitigación.

Hay ciertamente motivo para el optimismo, pero no debe bajarse la guardia. Aún no se ha conseguido (y algunos dudan que se consiga) la llamada inmunidad de grupo en la que la proporción de personas inmunes al virus es lo suficientemente amplia para frenar su propagación, y por ello los contagios y la enfermedad grave continuarán en la población no vacunada.

El CDC señaló hace unos días que, aunque las tendencias van claramente a la baja, durante la semana que culmina el 5 de junio se habrán registrado entre 84,000 y 406,000 nuevos casos de covid-19 y entre 1,500 y 5,500 nuevos fallecimientos por esa enfermedad.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Esos contagios y esas muertes pueden prevenirse con la vacunación. Para las personas plenamente vacunadas la situación ciertamente luce hoy mucho más auspiciosa, y puede serlo para el resto. La vacuna salva vidas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente