Qué ha hecho bien 'Friends' para llevar 25 años funcionando como el primer día

Margarita Lázaro

La escena se emitió por primera vez hace 25 años pero hoy sigue robando las carcajadas de los espectadores, de los que ya lo eran entonces y de los que se han incorporado ahora. No les importa que Rachel Green vestida de novia pareciese una tarta de merengue ni tampoco el ahuecado flequillo noventero de Monica Geller ni la americana de cuero de Joey Tribbiani. Es Friends y, aunque la ropa sea de otra época o chirríe aquella primera conversación sobre sexo, la pandilla sigue ahí para que cualquiera entre en ella. Y lo hacen. ¡Vamos si lo hacen!

 

La canción de The Rembrandts (I’ll be there for you) elegida para la cabecera fue todo un presagio. Ellos están porque la gente quiere que estén. La guerra de cifras que mantuvieron Netflix y HBO a principios de 2019 por quedarse con los derechos de emisión son prueba de ello. La primera pagó 100 millones de dólares a Warner Media por tenerla en catálogo en 2019. Y la segunda, 425 millones para que sea la apuesta de HBO Max durante los próximos cinco años.

Tiene lógica teniendo en cuenta que en un mundo en el que la irrupción de las plataformas de contenido en streaming ha hecho que cada semana se estrenen nuevas series, Friends fue la segunda más vista en Netflix de 2018. Y eso pese a que las constantes revisiones han hecho florecer sus carencias: como la casi total ausencia de personajes negros, la falta de tacto con los homosexuales o sus espontáneos tintes machistas.

Sin embargo, eso no parece importar. La gente sigue acompañando a Monica, Rachel, Joey, Phoebe, Ross, Chandler y Rachel cuando se topa con ellos. Es su respuesta a las dudas del crítico de The New York Times tras la emisión del primer episodio: “Son un grupo de chicos y chicas de veintitantos que quedan para salir... y que a veces hasta tienen gracia. Pero, ¿le apetece a uno acompañarlos en sus peripecias?”.

Claramente sí. Porque hay fallos, pero también muchos aciertos. 

1. Es amable y muy fácil de ver

“Te apetece...

Sigue leyendo en El HuffPost