El Ejército marroquí entra en el sur del Sáhara para romper el bloqueo del Frente Polisario

Agencia EFE
·3 min de lectura

Rabat, 13 nov (EFE).- El ejército marroquí ha penetrado este viernes en la franja desmilitarizada del extremo sur del Sáhara Occidental para romper el bloqueo al tráfico impuesto hace tres semanas por un grupo de manifestantes saharauis del Frente Polisario, poniendo así fin momentáneamente al incidente más grave en los últimos años.

En la operación hubo disparos al aire tanto de la parte saharaui como marroquí, según confirmaron a Efe fuentes marroquíes, que insistieron en que fueron disparos de advertencia y sin apuntar a personas, por lo que no hay que lamentar víctimas.

Las Fuerzas Armadas Reales (FAR) de Marruecos emitieron un comunicado esta mañana para explicar que es un "cordón de seguridad para garantizar el flujo de bienes y personas", y que se trata de una acción "no ofensiva y sin intención belicosa (porque) "no habrá recurso a las armas salvo en caso de legítima defensa".

Tanto fuentes marroquíes como saharauis confirmaron que en las últimas horas las decenas de manifestantes del Polisario evacuaron la zona en todoterrenos, supuestamente hacia sus bases de Tinduf, en el sur de Argelia.

Desde Tinduf, la agencia de prensa saharaui confirmó que los militares marroquíes abrieron tres vías en el muro de defensa "en una flagrante violación al alto el fuego", ante lo que "el Ejército Popular de Liberación Saharaui respondió como es debido", sin dar otras precisiones.

En todo el Sáhara Occidental no se ha producido ningún enfrentamiento armado desde que en 1991 Marruecos y el Frente Polisario firmaran el alto el fuego.

De hecho, el comunicado de las FAR precisa que su operación "se desarrolla según reglas claras de enfrentamiento, prohibiendo todo contacto con personas civiles y sin recurrir al uso de armas salvo en caso de legítima defensa".

Fuentes oficiales marroquíes dijeron a Efe que Marruecos trata con esto de "terminar definitivamente" con los problemas en Guerguerat que se arrastran desde hace cuatro años, de acuerdo con la "determinación y la intransigencia" mostrada por el rey Mohamed VI en su último discurso del pasado 6 de noviembre.

En este momento, y según las mismas fuentes, había en el paso de Guerguerat 208 camiones bloqueados: 108 en la parte mauritana de la frontera y 80 en la parte norte, que no pueden avanzar ante el bloqueo de la carretera.

El paso de Guerguerat ha ido ganando importancia comercial con el tiempo para el paso de mercancías entre Marruecos y la zona del Sahel, pero el independentista Polisario lo llama "una brecha ilegal" porque se trata de una frontera no reconocida internacionalmente y que forma parte de lo que llaman "territorios liberados".

LA MINURSO NO INTERVINO

La misión de paz de la Minurso, que en los últimos años se limita únicamente a vigilar el respeto al alto el fuego, no ha tenido ninguna intervención en las tres semanas en que ha durado el conflicto, ni tampoco tuvo ningún papel en las últimas horas.

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, que el Polisario acusa de parcialidad pro marroquí, sí ha hecho llamamientos en las últimas semanas para levantar los obstáculos al tráfico rodado, pero sin mencionar al Frente Polisario.

LOS SOLDADOS MARROQUÍES "SE QUEDARÁN CUANTO SEA NECESARIO"

Las fuentes marroquíes dijeron hoy que los soldados de las FAR "se quedarán en la zona tanto tiempo como sea necesario" y que van a retirar las barricadas levantadas por los manifestantes con neumáticos o carrocerías de coches abandonados para despejar la zona al tráfico.

En paralelo, los soldados van a crear nuevos obstáculos para impedir el acceso a la carretera desde la frontera de Mauritania, de forma que la carretera de Guerguerat solo sea accesible desde la aduana marroquí, en el norte, y la aduana mauritana, en el sur, a una distancia de cinco kilómetros.

Las fuentes precisaron que no se trata de una ampliación del "muro de defensa" marroquí que ejerce de frontera oficiosa entre los territorios controlados por Marruecos y por el Polisario, y que Naciones Unidas considera como límite formal, a la espera de un arreglo definitivo del conflicto saharaui.

Javier Otazu

(c) Agencia EFE