Fregar los platos mientras ves arder tu isla por un volcán: el nuevo costumbrismo dramático de La Palma resumido en una foto

Ha pasado más de una semana desde que el volcán Cumbre Vieja entró en erupción y comenzó a expulsar un río de rocas y lava que ya ha desembocado en el mar. Mientras el mundo asiste a este espectáculo tan bello como devastador, la vida de los residentes en la isla canaria de La Palma continúa. Muchos han perdido sus casas, sus tierras o sus negocios y miles de ellos tuvieron que ser desalojados de sus viviendas, pero no les queda más remedio que seguir adelante.

Con el humo y las cenizas inundándolo todo y un chorro de fuego al fondo, los palmeros vuelven a sus rutinas siempre pendientes de la evolución del volcán. La situación es de nerviosismo y de total incertidumbre, pero ante el desconocimiento del tiempo que durará la erupción no han tenido otra opción que adaptarse a convivir en estas circunstancias. Así, en mitad de la tragedia, hacen sus tareas domésticas o asisten a sus trabajos mirando de reojo al volcán.

Una fotografía refleja a la perfección cómo la erupción del Cumbre Vieja ha pasado en poco más de una semana a formar ya parte de la vida cotidiana de los habitantes de La Palma. En ella se observa el volcán desde la ventana de una cocina situada junto al fregadero en una casa de la localidad de El Paso. Se trata del mejor ejemplo del nuevo costumbrismo dramático que se vive en la isla canaria.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente