“Fraude, engaño, cifras infladas”: así respondió Elon Musk a la demanda de Twitter

El magnate de los autos eléctricos y los viajes al espacio ya está acumulando recursos para responder en caso de que una corte de Delaware lo obligue a consumar la compra de Twitter por una millonaria suma. Un juicio de cinco días en octubre próximo dirimirá uno de los conflictos más costosos en la historia reciente de Wall Street.

Un grupo de nueve jueces tiene sobre sus hombros resolver uno de los pleitos corporativos más mediáticos de los que se tenga noticia en los últimos años: el fallido acuerdo por el que Elon Musk se comprometió a pagar 44.000 millones de dólares por la red social Twitter.

La batalla legal tiene tanto de ancho como de largo y será resuelta en cuestión de cinco días a partir del 17 de octubre.

“Una eternidad para este tipo de procesos”, considera Juan Pablo Coy, experto en derecho financiero y bursátil y exfuncionario de alto nivel en la entidad supervisora del mercado de valores en Colombia.

El 8 de julio, Elon Musk anunció que ya no estaba interesado en el negocio. Cuatro días después, Twitter entabló una demanda con la que intenta demostrar que Musk no tiene argumentos suficientes.

“Twitter cometió fraude”: la respuesta de Musk ante el tribunal

La contrademanda con la que el considerado hombre más rico del mundo llegará al juicio en octubre próximo, radicada el 4 de agosto, acusa a la red social de conductas que van desde fraude hasta ocultamiento y tergiversación de información, así como de haber engañado a su equipo sobre aspectos clave.

“Las omisiones o tergiversaciones de Twitter distorsionan el valor de la empresa e hicieron que Musk acordara adquirirla a un precio inflado”, resume el documento de 165 páginas radicado por los abogados del también fundador del sistema de pagos PayPal, Tesla y SpaceX.

Lo que pretende con su contrademanda es convencer a los jueces de que tiene todos los argumentos para desistir del negocio, pues dice que Twitter incumplió con sus obligaciones al proporcionarle información errónea sobre sus cuentas falsas o ‘spam’.

Durante años, Twitter ha calculado que estas cuentas falsas, también conocidas como ‘bots’, representan un 5% de sus más de 200 millones de usuarios activos diarios “monetizables”, que son aquellos de que cuya actividad en la plataforma puede sacarse un provecho económico.

Musk dice tener pruebas de que el 29% de esos usuarios no ve anuncios y, por lo tanto, no genera ingresos; un 41% casi no lo hace y genera menos del 10% de las ganancias trimestrales de la compañía. Y concluye que apenas un 7% de los usuarios más activos parece generar casi la mitad de los ingresos trimestrales.

“Los usuarios de Twitter son clasificados como falsos o spam sobre la base de una muestra de apenas 100 cuentas por día (menos del 0,00005% de los usuarios diarios)”, asegura en uno de los apartes de la demanda, en la que también reitera que el objetivo inicial del magnate era comenzar a cobrar tarifa de suscripción.

¿Elon Musk se está preparando para perder?

En pocos días, el multimillonario dueño de Tesla ha vendido alrededor de 6.900 millones de dólares en acciones del fabricante de vehículos eléctricos, diciendo que los fondos podrían usarse para financiar el acuerdo con Twitter si pierde la batalla legal.

"En el caso (con suerte improbable) de que Twitter obligue a cerrar este acuerdo y algunos socios de capital no aparezcan, es importante evitar una venta de emergencia de las acciones de Tesla", dijo a sus más de 100 millones de seguidores en un tuit del 9 de agosto.

"Vemos muy difícil que Elon Musk pueda salir avante en este proceso (...) hay un temor de parte de él porque por eso se está llenando de flujo de caja para poder cumplir", explicó Juan Pablo Coy a France 24.

Desde que fue demandado por Twitter, el CEO de Tesla no solo se ha preparado económicamente, sino que ha moderado su discurso: recientemente, el excéntrico empresario aseguró que podría completar el acuerdo, siempre y cuando reciba información de cuentas de ‘spam’ y cuentas falsas que finalmente lo satisfaga.

Con Reuters, AP, EFE