Francisco recordará en Kosice a una mártir asesinada por un soldado soviético

·3 min de lectura

Kosice (Eslovaquia), 14 sep (EFE).- El papa Francisco celebrará hoy un encuentro multitudinario con jóvenes -pese al incremento de los contagios de covid- en el Estadio Lokomotiva de Kosice, donde recordará a la mártir Anka Kolesarova, asesinada por un soldado soviético en 1944 y beatificada en este mismo lugar hace tres años.

Se espera que al encuentro acudan unas 20.000 personas, entre ellas muchos checos que llegan del país vecino, como el arzobispo de Praga, Dominik Duka, que también se reunirá con sus compatriotas antes de que llegue Francisco.

La situación se ha complicado en las últimas horas por la covid-19, ya que Kosice es desde este lunes una de las siete provincias de Eslovaquia en la franja roja, el primer grado de alerta, lo que obliga a extremar medidas para evitar contagios, entre ellas la prohibición de actos multitudinarios.

Ello ha provocado que el Gobierno mostrara algunas dudas sobre este evento papal, al que al principio solo se pensaba permitir el acceso a personas con la pauta de vacunación completa, y en el que poco a poco se ha abierto la mano para que entren todos los que tengan un test negativo.

La foto de Kolesarova, además de muchos retratos de gran tamaño de jóvenes, y un relicario en forma de corazón con un trozo del cráneo de la beata se exponen en el estadio, al que llegará hoy Francisco a las 15.00 GMT.

Kolesarova, una joven de 16 años de la localidad de Vysoká nad Uhom, fronteriza con Ucrania, fue asesinada a tiros tras resistirse a la violación de un soldado soviético después de la expulsión de los nazis de Eslovaquia al final de la II Guerra Mundial.

Eslovaquia se independizó de Checoslovaquia en 1939 y se convirtió en un Estado títere de los nazis, presidido por el sacerdote católico Jozef Tiso.

Durante el régimen de Tiso, el país adoptó leyes antisemitas y deportó a unos 75.000 judíos a los campos de exterminio nazis. Tiso fue sentenciado a muerte y colgado en 1947 por las autoridades comunistas checoslovacas.

La semana pasada el gobierno eslovaco se disculpó por las leyes antisemitas que despojaron a los judíos eslovacos de sus derechos y los sometieron al expolio de sus propiedades durante el régimen de Tiso.

LEMA PAPAL

Las últimas palabras de Kolesarova fueron "Jesús, María y José", según recordó hoy a Efe el postulador de su causa de beatificación, Pavol Hudak.

"Fue lo último que ella pudo decir a su padre antes de que el soldado la matara", señaló el religioso eslovaco, para quien hay un estrecho nexo entre el legado de la beata y el lema papal en este viaje de cuatro días a Eslovaquia: "Con María a José en el camino a Jesús".

Y en un año, además, que el obispo de Roma ha querido dedicar a la Sagrada Familia.

Eslovaquia, de 5,4 millones de habitantes y un 62 % de católicos. El tema de la Sagrada Familia que ha elegido el papa para Eslovaquia supone un desafío ya que, según Hudak, "la santidad es algo que pertenece a la familia actual".

"Creo que el santo padre nos lanzará un mensaje exigente de crear las relaciones que hacen a la familia santa, porque hoy vive un momento de crisis con tanto divorcio y sufrimiento", sostuvo.EFE

gm/ll/ah

(foto)

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente