Francia y Portugal, los 'cocos' a evitar en un sorteo de Eurocopa 'dirigido'

Por Manuel CABELLO DUJO
1 / 4
El logotipo de la Eurocopa de fútbol de 2020, fotografiado el 30 de noviembre de 2019 en Bucarest, antes del sorteo de la primera fase del torneo

Las selecciones clasificadas para la Eurocopa-2020 (del 12 de junio al 12 de julio) conocerán este sábado sus rivales en la primera fase del torneo, tras un sorteo 'dirigido' que se celebrará en Bucarest (17H00 GMT) con Francia y Portugal como grandes equipos a evitar.

El salón Romexpo de la capital rumana será el escenario de la ceremonia del sorteo de la Euro que se disputará por primera vez en una docena de ciudades -entre ellas Bucarest- de otros tantos países como homenaje al 60º aniversario del torneo, pese a que Rumanía aún no clasificó y forma parte del grupo de 16 equipos que disputarán en marzo próximo un repechaje para ganar uno de los últimos cuatro boletos.

Los equipos que más preocupados pueden estar antes del sorteo son, precisamente, cuatro de los grandes aspirantes el título: Alemania, Inglaterra, Italia y España. A uno de estos cuatro cabezas de serie les caerá, seguro, Francia, que es la vigente campeona del mundo y gran favorita a la corona continental, y que está en el bombo 2 del sorteo.

No es el único gran peligro para los cabezas de serie. El actual campeón europeo, el Portugal de Cristiano Ronaldo, es el gran 'coco' del bombo 3. Por lo tanto, en un cúmulo de mala suerte, España podría tener como rivales en la primera fase a galos y lusos, además de un cuarto equipo que saldrá del repechaje que se jugará en marzo.

"Las reglas eran claras y fueron aceptadas por todos: la distribución de los bombos se realizaría en función de los resultados de la fase de clasificación y que no iba a haber ninguna protección particular para ningún equipo", declaró este sábado el secretario general adjunto de la UEFA Giorgio Marchetti para defenderse de las críticas.

- Cuatro plazas por asignar -

El sorteo se celebrará cuando aún hay cuatro equipos por clasificarse y, paradógicamente, los diferentes condicionantes hacen que algún grupo esté prácticamente definido, como el B, que contará con Bélgica, Dinamarca y Rusia, además de Finlandia o Gales.

La falta de suspense del sorteo para los belgas llevó a la prensa de ese país a criticar a la UEFA, algo que hicieron también algunos jugadores. "Es un escándalo, sinceramente. Para mí es una especie de falseamiento de la competición. Le quita toda la gracia al sorteo", llegó a decir la estrella Kevin de Bruyne.

Es el caso también de Holanda, que sabe que en su llave tendrá a Ucrania (que no puede quedar emparejada con Rusia por motivos políticos) y que su único suspense es saber qué rival le caerá del bombo 3, ya que el cuarto equipo que completará la llave ya sabe que será el ganador del repechaje A o D, en función de la clasificación o no de Rumanía.

"Realmente no entiendo este nuevo formato. Le pregunté a mi federación si merecía la pena que me molestara en ir al sorteo", deploró el seleccionador holandés Ronald Koeman, aunque el técnico sí estará finalmente en la ceremonia junto con otras protagonistas del fútbol europeo, entre ellos 48 legendarios jugadores que ahora son "embajadores de la UEFA".

Las críticas no sólo se han producido por el sorteo, sino que el formato elegido, con partidos en 12 países por todo el continente, provocará un gran impacto ecológico.

- Medidas 'ecológicas' -

La UEFA ha calculado que los numerosos desplazamientos en avión por todo el continente de los 24 equipos clasificados y de las aficiones emitirán a la atmósfera 405.000 toneladas de dióxido de carbono.

Para compensar, la UEFA ha previsto "transporte público gratuito" en la mayoría de las ciudades anfitrionas, "la plantación de un total de 600.000 árboles" y "fomentar el uso de envases reciclables en los estadios para reducir (la generación de) residuos", explicó el director ejecutivo del organismo Martin Kallen.

Pese a todas las críticas, la UEFA defendió un formato ideado para celebrar el 60º aniversario del torneo, que tendrá "un ambiente más europeo y los aficionados van a vivir una Eurocopa de manera diferente", según Marchetti.

La UEFA se basa en la gran demanda de entradas (19 millones de solicitudes para 1,5 millones de entradas vendidas el pasado verano) para demostrar que "este formato gusta a los aficionados", dijo Kallen.

Del 4 al 18 de diciembre, la UEFA pondrá a la venta un segundo paquete de entradas, con un total del un millón de boletos, para los hinchas de los 20 equipos ya clasificados.

El número total de entradas para el torneo será de poco más de tres millones.