Francia, Turquía, el PKK y el norte de Siria

© Christian Hartmann / Reuters

Casi dos semanas después de la muerte de tres kurdos en la rue d'Enghien, los organizadores reportaron hasta 25.000 personas en París el sábado "en un clima extremadamente tenso" en las conmemoraciones del asesinato de otros tres activistas kurdos hace diez años en la capital. Con motivo de esta ocasión, el corresponsal de France 24 en Turquía explica los malentendidos que minan las relaciones entre París y Ankara sobre la cuestión kurda, a menudo confundida o reducida a la del terrorismo.

"En el atentado racista del 23 de diciembre murieron tres miembros o simpatizantes del PKK". Así reaccionó el embajador turco, Ali Onaner, al asesinato de Rue d'Enghien. "Los primeros elementos comunicados por las autoridades judiciales francesas han puesto fin definitivamente a la propaganda del PKK que intenta insinuar un vínculo con un país extranjero", agregó.

Esta intransigencia probablemente explica por qué el funeral de una de las víctimas, el cantante Mir Perwer, celebrado el jueves en Mus, en el este de Turquía, estuvo empañado por la tensión.

El 2 de diciembre, Mir Perwer y otras dos personas fueron asesinadas en el Centro Cultural Ahmet Kaya de París. Un establecimiento que alberga la sede del Consejo Democrático Kurdo en Francia (CDK-F), conocido por su proximidad al PKK, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán. "¿Cómo pueden los terroristas que afirman abiertamente pertenecer al PKK beneficiarse de tal impunidad en el corazón de París, en un lugar sobre el que la Justicia francesa ha decidido disolver por vínculos establecidos con el terrorismo?", se pregunta el diplomático, destinado en París.

El punto de inflexión de 2015

El norte de Siria

En la rueda estadounidense


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
El principal opositor del presidente de Turquía fue condenado a dos años de cárcel
El ultimátum de Erdogan a Siria: ¿lanzará Turquía una operación terrestre en suelo sirio?
Los últimos nómadas yörük en Turquía luchan por perpetuar sus tradiciones