Francia: la tormenta Aurore arrasa y deja 250.000 hogares sin electricidad

·3 min de lectura

Las inclemencias climáticas hacen estragos en cuatro países europeos, siendo los franceses los más afectados hasta el momento. El jueves, decenas de miles de usuarios no pudieron utilizar el servicio eléctrico, el transporte ferroviario se vio interrumpido y árboles fueron derribados luego de los vientos que registraron un máximo de 175 kilómetros por hora.

En la mañana del jueves 21 de octubre, miles de franceses padecieron las consecuencias de la tormenta Aurore que azotó el país y otras naciones vecinas, como Alemania, Bélgica y Países Bajos.

Alrededor de 250.000 hogares quedaron sin servicio eléctrico luego de que el temporal causara daños severos en el norte del país. La compañía eléctrica Enedis confirmó la cifra y notificó que alrededor de 3.000 empleados fueron movilizados para restaurar el suministro de energía.

La potencia de las ráfagas de esta tormenta alcanzó los 175,3 km/h en el municipio de Fécamp (departamento de Sena-Marítimo) y los 171 km/h en los Vosgos, según Météo France, el Servicio Meteorológico Nacional.

Más allá del espectro energético, el temporal también dejó graves secuelas en lo correspondiente al tráfico. En varias regiones las autoridades tuvieron que interrumpir los transportes públicos, mientras que se suspendieron prestaciones ferroviarias en algunos ejes parisinos y en zonas como Normandía, Lorena, Centre-Val, Hauts-de-France y Champaña-Ardenas, anunció la Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses.

En París, la red de trenes regionales RER A, una de las más concurridas en Francia, también cortó momentáneamente su circulación por la caída de árboles en las vías, pero lograron recomponerlo en la última hora de la mañana.

13 departamentos en el este y noroeste del país estuvieron bajo alerta amarilla por el “viento violento”, informó Météo France.

Bélgica, Países Bajos y Alemania también fueron víctimas del temporal

En territorio germano, un tornado provocó daños severos en la ciudad de Schwentinental, destrozando invernaderos, rompiendo techos de casas, derribando árboles que colisionaron automóviles, aunque sin heridos, informó Kai Laessig, funcionario del servicio de bomberos.

El centro meteorológico alemán notificó vientos de hasta 105 km/h en el norte y noreste del país y de 120 km/h en las zonas montañosas, pero sin heridos graves. Apenas hubo incidentes menores como un hombre golpeado por una rama o un tren que chocó con otra facción de un árbol, pero sin daños importantes.

En Países Bajos, medios locales dieron cuenta de cuatro personas lastimadas en Barendrecht luego de que las ráfagas arrancaran tejas de techos y tumbaran árboles en un barrio residencial.

Deutsche Bahn, operador ferroviario nacional de Alemania, paralizó todos los trenes de larga distancia en Renania del Norte-Westfalia, región que colinda con Bélgica y Países Bajos. Además, informaron retrasos y cancelaciones en otros sectores.

La red ferroviaria neerlandesa también suspendió el servicio por palos caídos en las vías.

Amberes fue el epicentro de la tormenta que azotó el norte de Bélgica y hasta arrastró una parte del techo del estadio del Antwerp FC. Además, también voló árboles, andamios y empujó a camiones fuera de la carretera.

Con Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente