Fuerzas iraquíes piden a los "forajidos" menos misiles y más ayuda ante la pandemia

Bagdad, 26 mar (EFE).- Las fuerzas de seguridad iraquíes enviaron hoy un inusual mensaje a los "forajidos" que suelen lanzar cohetes Katiusha contra instalaciones militares y sedes diplomáticas, después de confirmar hoy un ataque contra la Zona Verde, pidiéndoles detener esos ataques y ayudar a luchar contra el COVID-19.

La Célula de Información de Seguridad de Irak confirmó hoy un ataque con dos cohetes contra cuarteles ubicados en la Zona Verde, que no causó víctimas, y aprovechó la ocasión para pedir a los "perpetradores" que se dediquen a trabajar para frenar la propagación del coronavirus.

"Si están interesados en la seguridad del país, sería mejor que ayudaran en la lucha contra la epidemia en lugar de satisfacer sus intereses con estas acciones que no ayudan", dijo la Célula a través de su cuenta oficial de Twitter.

Irak está en estado de alerta por la expansión del virus y declaró el toque de queda en todo el país, donde se han registrado 382 contagios y 36 muertes por la COVID-19, según la Organización Mundial de la Salud.

La Célula admitió que Irak está poniendo "todos los esfuerzos nacionales para hacer frente al coronavirus" y que "en medio de esta crisis, los forajidos que viven gracias a las crisis se activan".

En el tuit, denunció que los ataques con misiles, muy recurrentes y raramente reivindicados, no hacen más que "empeorar esta situación", en un momento en el que "los cuarteles iraquíes ven reducido el número de entrenadores" de la alianza internacional que lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico.

Las fuerzas de la coalición internacional liderada por Estados Unidos se están retirando de algunas bases del país, después de años de lucha contra los yihadistas y tras la escalada de la tensión entre Washington y Teherán en suelo iraquí a principios de año.

La célula también informó de que el comandante de las Fuerzas Armadas y primer ministro en funciones, Adel Abdelmahdi, ordenó perseguir y detener a los "perpetradores", sin apuntar a ningún grupo en concreto, para que rindan cuentas ante la justicia.

Irak se encuentra en un bloqueo político prolongado, con un Gobierno interino desde hace cuatro meses, después de las protestas que estallaron el pasado octubre por la falta de servicios básicos, oportunidades económicas y la corrupción e ineficacia de los dirigentes.

(c) Agencia EFE