Francia repatria a 51 ciudadanos de los campamentos de prisioneros yihadistas en Siria

·6 min de lectura
© Maya Alleruzzo / AP

Francia repatrió a 35 menores de nacionalidad francesa y a 16 madres que estaban en campos de prisioneros yihadistas en Siria, el primer retorno masivo desde la caída del autodenominado Estado Islámico. Todos forman parte de los ciudadanos franceses y sus familias que viajaron a Siria e Irak para combatir en las filas del Estado Islámico. Los menores estarán a cargo de los servicios de ayuda a la infancia.

Francia realiza la primera repatriación masiva, desde la caída en marzo de 2019 del autodenominado Estado Islámico (EI) en Siria e Irak, de 35 menores franceses, siete de los cuales llegan al país sin acompañamiento de adultos, y 16 madres que estaban en campos de prisioneros yihadistas en el noreste de Siria. La medida representa un cambio en la criticada política de retornos a cuentagotas o más conocida como ‘caso por caso’.

El Ministerio francés de Asuntos Exteriores anunció la repatriación en un comunicado que precisa que ocho mujeres fueron detenidas para ser interrogadas y las otras ocho tenían órdenes de detención. Mientras tanto, los niños fueron entregados a los servicios de protección de la infancia adscritos al Tribunal Judicial de Versalles, además de ordenar un seguimiento médico.

Uno de los 35 menores se encuentra bajo custodia policial bajo sospecha de participar en actividades de una organización criminal terrorista, según la declaración del Ministerio Público. El menor cumplirá en breve 18 años, señala el comunicado.

Estos niños se suman a los 126 que ya habían sido repatriados a Francia en 2016. A finales de abril, la defensora de los derechos humanos Claire Hédon instó al Gobierno a proceder a la repatriación "lo antes posible" de todos los niños franceses retenidos en los campamentos del noreste de Siria.

Ese mismo mes, el Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas consideró que la negativa de Francia a repatriar a esos niños “violaba su derecho a la vida, así como su derecho a no sufrir tratos inhumanos y degradantes”.

Según la Fiscalía Nacional Antiterrorista de las 16 mujeres, de edades comprendidas entre los 22 y los 39 años, “cuatro habían consentido ya el regreso de sus hijos en los últimos meses” y 12 regresaron acompañadas de sus hijos”.

La reticencia de Francia para repatriar a sus connacionales

Muchos países europeos tardan en permitir el regreso de mujeres y niños por temor a que se vuelvan violentos en sus países de origen. Francia, que vio a más de sus ciudadanos unirse al EI en Siria que cualquier otro país europeo y sufrió múltiples ataques mortales a partir de 2015, ha sido especialmente reacio.

Las autoridades francesas han insistido en que los adultos, hombres y mujeres, que lucharon con el EI deben ser procesados en el país donde habían cometido delitos. Las autoridades también han insistido en traer de vuelta a los ciudadanos y a sus hijos, pero revisando ‘caso por caso’, un procedimiento largo y engorroso que ha sido repetidamente criticado por grupos de derechos humanos.

En diciembre, una francesa de 28 años con diabetes murió en el campo de Roj en Siria, dejando huérfana a su hija de seis años, según el abogado de la familia, que había estado solicitando su regreso desde 2019.

La niña huérfana está en el grupo de niños repatriados este martes, según una declaración del ‘Colectivo Familias Unidas’, un grupo de familias que ha estado haciendo campaña para la repatriación de mujeres y niños detenidos en los campamentos controlados por los kurdos de Siria e Irak.

Pero la reticencia no ha sido solo de las autoridades. El diario ‘Le Figaro’ recoge en su edición de este martes que, en 2019, casi siete de cada diez franceses se opusieron al regreso de los hijos de los yihadistas, según un sondeo ‘Odoxa-Dentsu Consulting’ para el medio ‘France Info’ y ‘Le Figaro’.

“La cuestión de la suerte de los hijos de los yihadistas es debate político desde hace tres años en Francia, donde abogados, parlamentarios y ONG instan regularmente a las autoridades francesas a repatriarlos”, escribe ‘Le Figaro’.

El criticado retorno por la política del ‘caso por caso’

Este retorno, tanto de los menores como de sus madres a países europeos, está siendo ralentizado en algunos de ellos que intentan evitar trasladar a sus territorios a posibles terroristas yihadistas y estudian caso por caso.

Las ONG francesas de derechos humanos aseguran que otros países europeos están siendo más rápidos que Francia a la hora de responder a la grave situación humanitaria de los menores en estos campos.

El anuncio de repatriación fue recibido con satisfacción por el ‘Colectivo de Familias Unidas'. En un comunicado expresaron que esperan" que esta última repatriación "firme el fin de esta abyecta política del 'caso por caso' que equivale a separar a los hijos, a separar a los hermanos y a separar a los hijos de sus madres".

El colectivo agregó que es la “primera vez que Francia repatría a niños con sus madres de los campos de prisioneros sirios, y esta primera operación debe significar el fin de una política inhumana que ha durado desde hace años”. Y alertó que todavía había 150 niños franceses y sus madres atrapadas en el campamento de Roj.

"Francia debe repatriarlos lo antes posible (...) y cerrar este capítulo vergonzoso de nuestra historia sin demora", dijo el comunicado del grupo.

Recientemente el colectivo le había pedido al presidente Emmanuel Macron, como lo relata el diario ‘Le Figaro’ “iniciar su segundo mandato” repatriando a “todos los niños franceses” detenidos en Siria.

Emmanuel Daoud, abogado de una de las mujeres repatriadas, junto a sus cuatro hijos menores le dijo a la AFP que “es un gran alivio y una alegría inmensa, tras tres años de lucha, y el final de una pesadilla para toda una familia".

La yihadista Émilie König, entre las mujeres repatriadas

Entre las madres repatriadas este 5 de julio se encuentra Émilie König, según una fuente cercana al caso. König partió a Siria en 2012 luego de convertirse al islam, es catalogada como una de las yihadistas francesas más conocidas, tiene 37 años, es originaria de la ciudad portuaria de Lorient en la región de Bretaña y tiene cinco hijos, tres de ellos nacidos en Siria y repatriados a Francia a principios de 2021.

Se le acusa de reclutar para el EI y de convocar a cometer ataques en Occidente. Naciones Unidas la había puesto en su lista roja de los combatientes más peligrosos. La mujer está sujeta a una orden de detención de la Justicia francesa por lo que será presentada a un juez y detenida tras su regreso al país, precisó la fuente cercana al expediente.

Según las ONG, unos 200 niños franceses y 80 madres de muchos de ellos están en dos campos de prisioneros en el noreste de Siria, después de que el EI fue derrotado y muchos de sus padres murieron o fueron encarcelados. Estos campamentos controlados por los kurdos tienen condiciones de vida “espantosas”, como lo ha calificado Naciones Unidas.

Con AFP, AP, EFE, France 24 en francés y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente