Francia prepara complejo rescate de una beluga extraviada en el río Sena

·2 min de lectura
Jean-François MONIER AFP

Las autoridades francesas preparan una operación "fuera de lo común" para transportar hasta el océano a una ballena beluga, de unos 800 kilos, que se extravió hace una semana en el río Sena, a unos 70 km de París.

El cetáceo, si la delicada operación resulta exitosa, será colocado inicialmente en una esclusa de agua salada, para recuperar fuerzas y recibir atención veterinaria, antes de ser devuelto al océano.

El mamífero marino, detectado el 2 de agosto, está atrapado en una esclusa del Sena, a unos 130 kilómetros de la desembocadura del río en el canal de la Mancha.

Perdió mucho peso y parece estar enfermo pero su estado es "satisfactorio", dijo a la agencia de noticias AFP Isabelle Brasseur, del parque de animales marinos Marineland (sur de Francia), el mayor de Europa.

Se ignora cómo llegó hasta ese lugar, dado que las belugas tienen por hábitat las aguas frías del Ártico, y aunque en otoño descienden hacia el sur, nunca se aventuran tan lejos.

Su presencia y la operación de rescate en preparación generan un gran interés dentro y fuera de Francia. Varias fundaciones, asociaciones y particulares han realizado donaciones para ayudar a salvarla.

Las belugas no pueden sobrevivir mucho tiempo en agua dulce. El primer paso del plan consiste entonces en llevarla por tierra a una cuenca marina.

Allí "se le prodigará atención [veterinaria], esperando que se trate de una enfermedad curable. Luego se la liberará en el mar", indicó la oenegé de defensa de los océanos Sea Shepher.

"Carrera de obstáculos"

Llevar a cabo ese plan es una verdadera "carrera de obstáculos", advirtió la oenegé.

Isabelle Brasseur explicó que se trata de una operación "fuera de lo común" desde la primera etapa, porque los vehículos no pueden acceder en ese trecho a las márgenes del Sena y todo el material "tiene que transportarse a mano".

La presencia de una beluga en las actuales condiciones -una esclusa de agua estancada en pleno verano, de 125 metros de largo por 25 de ancho- no puede prolongarse demasiado.

"Tenemos que sacarla de allí y tratar de averiguar qué es lo que está mal", dijo Brasseur.

El animal "puede tener problemas internos que no podemos ver", aunque las belugas son una especie "extremadamente resistente", afirmó.

La ONG 'Sea Shepherd France' señaló que la sedación no era una opción, ya que las belugas necesitan estar despiertas para inhalar aire.

En mayo, una orca se encontró atrapada en el mismo río. Las operaciones para salvarla fracasaron y el animal murió de hambre.

Según el Observatorio 'Pelagis', especializado en mamíferos marinos, la población de belugas más cercana se encuentra frente al archipiélago de Svalbard, al norte de Noruega, a unos 3.000 kilómetros del Sena.

Se trata, según esa institución, de la segunda beluga que se reporta en Francia. La primera había llegado al río Loira, en las redes de un pescador, en 1948.