Francia da luz verde al proyecto de ley que impone el pase de vacunación

·4 min de lectura

Este jueves, la Asamblea Nacional de Francia aprobó el texto del proyecto de ley para la imposición del pase de vacunas en el país. Tras la luz verde de la Cámara Baja, la legislación tendrá que pasar por el Senado la semana próxima. La estrategia del Gobierno de Macron pretende presionar a los no vacunados, vetándolos de los lugares públicos.

La obligatoriedad del pase de vacunas será una realidad en Francia. Así lo decidió la Asamblea Nacional francesa este 6 de enero, en sintonía con la estrategia del presidente Emmanuel Macron para frenar la curva de contagios de Covid-19.

Luego de tres días y tres noches de acalorado debate, este jueves los miembros de la Cámara Baja aprobaron, con 214 votos a favor, 93 en contra y 27 abstenciones, el texto de la futura ley.

"Es lo correcto, no solo para el Gobierno, sino para el país, los franceses y la lucha contra la pandemia", dijo horas más tarde Jean Castex, primer ministro del país, en una entrevista a la cadena 'BFM TV'.

Fue al político a quien le tocó calmar los ánimos en la Asamblea Nacional y quien también acusó a los republicanos de "irresponsables" por no aceptar la imposición del pase de vacunación en primera instancia.

Con el tremendo aumento de casos de Covid-19 en Francia, algo causado por la propagación de la variante Ómicron, el Gobierno francés ha tomado una línea mucho más dura con los escépticos, que se rehúsan a recibir la vacuna.

"Sí, seguiremos presionando a los no vacunados y es algo que asumimos", añadió el político durante su intervención en 'BFM TV'.

Una estrategia de presión que parece está dando sus frutos. En Francia, más del 77 % de la población total y más del 90% de los mayores de 12 años han recibido al menos dos dosis, según los datos del Ejecutivo.

Desde el Gobierno tienen la esperanza de que la ley entre en vigor tan pronto como el próximo 15 de enero. Ahora, la legislación pasará por el Senado la próxima semana y, tras eso, deberá volver a recibir la ratificación de la Asamblea Nacional en última estancia.

El enfado del presidente Macron con los no vacunados

A principios de esta semana, el presidente Emmanuel Macron usó un tono con los no vacunados que no había empleado hasta el momento. Fue durante una entrevista con el periódico 'Le Parisien', en la que aseguró que pensaba sacar de los espacios públicos a los que rechazan la vacuna contra el Covid-19.

"A los no vacunados, quiero fastidiarlos de verdad", sostuvo Macron, mientras explicaba que el nuevo pase sanitario, reforzado, haría imposible que los no vacunados ingresaran en restaurantes, cafés, teatros o cines.

Desde hace varios meses, los ciudadanos franceses tienen que presentar su carnet de vacunación o una prueba de Covid-19 negativa para entrar en locales como cines y cafés y utilizar los trenes. Pero, ante el aumento de los contagios, el Gobierno decidió ir un paso más allá y suprimir la opción de la prueba en el nuevo proyecto de ley.

La nueva ley también permitirá además endurecer las sanciones a quienes usen certificados falsos con multas desde los 1.000 euros e incluso prisión.

No obstante, el mandatario dijo que no "metería en la cárcel" a los antivacunas, ni los "vacunaría a la fuerza", pero dejó claro que quiere hacerles la vida más difícil.

Tras estas duras declaraciones, el Gobierno aseguró que un número récord de personas desde octubre recibió la primera dosis el mismo 5 de enero. Y es que, a tres meses de las elecciones en Francia, la reticencia de los no vacunados está amenazando con hundir la gestión de la pandemia del gabinete de Emmanuel Macron.

Por lo que los expertos opinan que Macron está usando como estrategia electoral el "enfado" contra los negacionistas. Algo que muchos franceses ya sienten, la ira de la mayoría -que sería el público electoral que persigue Macron- contra una minoría que todavía se niega a vacunarse y que, además, ocupa un número desproporcionado de camas en las UCI del país.

Algo que planea combatir con el nuevo proyecto de ley, pero que también tiene detractores. De hecho, los críticos con el Ejecutivo aseguran que la nueva medida es discriminatoria para los "no vacunados", a pesar de tratarse de un tema de salud pública.

"Macron tiene sobre todo una mentalidad de polarización de la sociedad francesa, no tiene una mentalidad de unidad (...) Hoy en día, no debemos hablar de los franceses simplemente en función de si están vacunados o no: todos somos franceses, tenemos los mismos derechos y los mismos deberes", señaló Rodolphe Bacquet, autor de una petición antivacunas con más de 1,2 millones de firmas en Francia.

Varios países del continente han estado debatiendo sobre la imposición de la obligatoriedad del pase sanitario ante el repunte de casos. Este jueves, Italia impuso la vacunación para los mayores de 50 años.

Con Reuters y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente