Macron se muestra decidido a realizar reforma de pensiones pese a la huelga en Francia

Benoît FAUCHET

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, dirige un mensaje de fin de año a los franceses, el 31 de diciembre de 2019 en el Palacio del Elíseo en París

"La reforma será llevada a cabo". El presidente francés, Emmanuel Macron, advirtió el martes en su discurso de fin de año que continuará adelante con la reforma de las jubilaciones, pese a las protestas de los sindicatos que lideran una de las huelgas de transporte más largas del país en décadas.

La huelga en Francia, que este martes cumplió su 27ª jornada y es muy seguida en los transportes colectivos, persigue echar abajo el proyecto del sistema de pensiones del gobierno.

Se trata del paro más largo que la de 1995, que obligó al gobierno de la época a retirar un proyecto de reforma de las jubilaciones de los funcionarios.

"Me doy cuenta de cuánto pueden ofender y causar miedo y oposición las decisiones adoptadas", reconoció el presidente en su mensaje de felicitación de fin de año a los franceses, durante un discurso televisivo de 19 minutos.

"¿Tenemos que renunciar a cambiar nuestro país, nuestra vida diaria? No. Pues eso significaría abandonar a aquellos que el sistema ya ha abandonado [...]. Es por esto que la reforma de jubilaciones será llevada a cabo", insistió.

Asimismo, aseguró que la reforma tomará "en cuenta los trabajos difíciles para permitir aquellos que los desempeñan retirarse más pronto sin que esto esté vinculado a un estatus o a una empresa".

Y añadió que esperaba "encontrar un compromiso rápido" con los líderes sindicales, quienes piden que se abandone el proyecto.

Las reuniones entre sindicatos y el primer ministro Edouard Philippe se reanudan el 7 de enero. Y dos días después se prevé una nueva jornada de movilización nacional contra el proyecto.

El sistema de jubilaciones es un tema delicado en Francia, pues la población está muy apegada a un sistema de reparto conocido, hasta ahora, por ser uno de los más protectores del mundo.

El gobierno quiere fusionar en un sistema único los 42 planes de jubilación distintos que a veces marcan edades diferentes de retiro tomando en cuenta las especificidades de diferentes profesiones. Además, incluye una fuerte incitación a trabajar hasta los 64 años, en contra de los 62 de la edad "legal" de jubilación.

- "Apaciguamiento" -

Prácticamente callado sobre este asunto desde hace semanas, Macron se limitó a pedir una tregua del movimiento por Navidad y anunció que renunciará a su pensión de presidente, antes de irse a descansar a una residencia oficial en el sur de Francia.

En su mensaje, muy esperado, el jefe del Estado no ha mencionado la posibilidad de modificar la edad de equilibrio fijada en 64 años para lograr una jubilación total.

En el seno de la mayoría presidencial, en cambio, algunos habían pedido revisar este punto. Una quincena de diputados, principalmente del ala izquierda del partido presidencial LREM, habían reclamado el martes en una tribuna de prensa una "alternativa" a esta edad de equilibrio, considerada "injusta socialmente".

Los sindicatos por su parte se mantienen firmes. Aunque la incidencia de la huelga en los trenes de largo recorrido y los transportes parisinos ha caído en los últimos días, la rama del sector químico del sindicato francés CGT instó a bloquear las instalaciones petroleras -refinerías, terminales, depósitos- del 7 al 10 de enero, para presionar al gobierno.

El martes por la noche, el presidente Macron estimó que el "apaciguamiento siempre debe primar sobre la confrontación".

La huelga en los transportes podría así prolongarse hasta la reanudación de las negociaciones. En ese caso alcanzaría, con 29 días, el récord de la huelga más larga en la SNCF (compañía nacional de trenes) desde hace 30 años.

Con todo, el lunes se notó una ligera mejoría en el funcionamiento de los transportes en la región parisina, aunque seguían perturbados. Igualmente, tasa de huelguistas en la SNCF cayó al 7,7% - muy lejos del que había al inicio de la huelga el 5 de diciembre (55,6%).

La SNCF informó este martes que el fin de semana, los días 3 a 5 de enero, coincidiendo con el retorno de las vacaciones de muchos franceses, circularán 2 de cada tres trenes de alta velocidad.

Los trenes que cubren la región parisina, solo 1 de 4 y 3 trenes regionales de 10 circulan, mientras que las 14 líneas de metro de París funcionan normalmente. Sin embargo, esta Noche Vieja solo circularán las líneas automatizadas hasta las 02h15 (01h15 GMT).