Francia exige la "liberación inmediata" de dos de sus ciudadanos detenidos en Irán

·4 min de lectura

El Ministerio de Relaciones Exteriores francés informó este 12 de mayo que dos de sus ciudadanos fueron arrestados “sin fundamento” en Irán. Teherán los acusa de, presuntamente, fomentar la "inseguridad". Sin embargo, no es la primera vez que nacionales europeos son arrestados durante sus viajes a la República Islámica y París denuncia que son capturados con motivaciones políticas.

Irán vuelve a detener ciudadanos franceses alegando presuntos delitos relacionados con la seguridad y la situación amenaza con dañar las relaciones entre los dos países.

El Ministerio de Relaciones Exteriores francés confirmó este jueves 12 de mayo la detención de dos de sus nacionales en territorio iraní, un día después de que las autoridades de ese país informaran que arrestaron a dos europeos por supuestamente fomentar la "inseguridad". Hasta ahora se desconocía su nacionalidad.

"El Gobierno francés condena este arresto sin fundamento. Pide la liberación inmediata de estos dos ciudadanos franceses", aseguró la Cancillería mediante un comunicado.

Se trataría de una empleada del sindicato Federación Nacional de Educación Cultural y Formación Profesional Force Ouvrière (FNEC FP-FO) y su esposo, quienes viajaron de vacaciones a la República Islámica y se encontraban desaparecidos, según señaló la organización.

“No podemos estar seguros, pero existe una fuerte presunción de que fue detenida en Irán mientras estaba en el país durante las vacaciones de Semana Santa”, afirmó Christophe Lalande, secretario federal de la asociación.

Si bien no había una "certeza absoluta", había una "presunción fuerte" de que había sido arrestada en ese país, aseguró Lalande sobre su colega, y agregó que debía regresar a Francia a principios de esta semana.

Los dos arrestados fueron acusados ​​​​de "organizar el caos y el desorden social con el objetivo de desestabilizar (Irán)" junto con los servicios de inteligencia extranjeros, según indicó el miércoles 11 de mayo la televisión estatal iraní, que citó al Ministerio de Inteligencia de la nación.

Ante la situación, el Ministerio de Exteriores francés sostuvo que su embajador en Teherán se acercó a las autoridades iraníes para obtener acceso consular y que había convocado al representante de Irán en París. Añadió que las autoridades francesas se han “movilizado completamente” para asegurar su pronta liberación.

Occidente denuncia motivaciones políticas en los arrestos de ciudadanos europeos

Esta no es la primera vez que las autoridades iraníes arrestan a ciudadanos europeos que visitan el país.

Otros dos franceses están detenidos en Irán por cargos de seguridad nacional que, según sus abogados, tienen motivaciones políticas.

El pasado enero, un tribunal iraní condenó al francés Benjamin Briere a ocho años de prisión por cargos de espionaje. Su defensa describió el juicio como una farsa políticamente motivada y a su cliente como una "moneda de cambio".

Ese mismo mes, Teherán volvió a encarcelar a la académica franco-iraní Fariba Adelkhah, sentenciada a cinco años de prisión en 2020 pero que recientemente vivía bajo arresto domiciliario.

La mujer fue acusada de “propaganda contra el sistema político de la República Islámica” y “colusión para socavar la seguridad nacional”.

Previamente, París advirtió a Teherán que la forma en que está manejando los casos de sus ciudadanos capturados en Irán podría dañar las relaciones bilaterales.

Reino Unido también ha denunciado al menos dos casos similares. En marzo de 2021 y Tras pasar 4 años en prisión y un año en arresto domiciliario, terminó la sentencia original contra la ciudadana británica-iraní Nazanin Zaghari-Ratcliffe.

La mujer trabajada con la agencia de noticias Reuters en los programas de becas para periodistas y fue arrestada durante un viaje para visitar a sus familiares, acusada de espionaje.

Sin embargo, inmediatamente después fue juzgada por propaganda, lo que extendió su detención un año más. Finalmente quedó en libertad el pasado mes de marzo.

Posteriormente, y según reportes de la prensa británica, se conoció que Londres habría pagado 400 millones de libras esterlinas por la liberación de Ratcliffe y Anoosheh Ashoori, también con doble nacionalidad.

Los grupos de derechos humanos han acusado a Teherán de tratar de obtener concesiones de naciones occidentales a través de esos arrestos. Sin embargo, la República Islámica ha rechazado los señalamientos en reiteradas oportunidades.

En esta ocasión, las detenciones de los dos ciudadanos franceses coinciden con una visita a Teherán del coordinador de conversaciones nucleares de la Unión Europea con Irán, Enrique Mora, quien recientemente sostuvo diálogos con su homólogo iraní Ali Bagheri Kani, de acuerdo con los medios locales.

Las potencias occidentales han exigido durante mucho tiempo al Gobierno de la República Islámica que libere a sus ciudadanos, quienes, asegura, son presos políticos.

Con Reuters, AP y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente