Francia contra Google: el Gobierno quiere que la compañía elimine todas las fotos de sus cárceles para evitar fugas

La fuga de Redoine Faid fue de película. El atracador de furgones escapó de la prisión de Réau después de que un comando armado fuera capaz de aterrizar un helicóptero en el patio de honor de la cárcel. Tras tres meses huido de la Justicia, las autoridades, que destinaron una gran cantidad de recursos en su búsqueda, por fin fueron capaces de capturarle y ponerle de nuevo entre rejas. Pero el caso causó una gran conmoción en Francia y crecieron las dudas sobre el sistema de vigilancia. Ahora la ministra de Justicia, Nicole Belloubet, apunta dónde pudo estar el error: en Google.

Por extraño que pueda parecer sí que existe una relación entre las prisiones galas y la poderosa compañía estadounidense. Y es que en la popular plataforma existen imágenes de satélite que muestran con bastante precisión el interior de las cárceles, no solo de la que se fugó Faid, sino también en la que está actualmente; la de Vendin-le-Viei, de máxima seguridad.

Redoine Faid (Interpol via AP, File)

Así, planificar una huida es mucho más sencillo porque gracias a Google es factible conocer el terreno y posibles vías de evasión. Un hecho intolerable que ha provocado que el Gobierno francés alce la voz de alarma.

Belloubet ha afirmado que este hecho “no es normal” porque compromete la seguridad de las instalaciones y ha pedido a Google que retire todas las instantáneas de las cárceles del país en una entrevista que ha concedido a la emisora RTL. “Pienso que no es normal que establecimientos vigilados como las prisiones estén en Internet”, ja señalado.

La ministra ha asegurado que ya ha escrito al gigante tecnológico pidiendo expresamente la retirada de las fotos, pero todavía no ha recibido una respuesta positiva, aunque un portavoz de la empresa ha explicado la situación a la agencia Reuters, señalando que Google Maps o Google Earth consiguen las fotos de fuentes externas, por lo que no está en su mano retirarlas. Eso sí, asegura que ya han entregado una lista de localizaciones sensibles (que incluye bases de armamento o centrales nucleares) para que se tomen las medidas necesarias en el cumplimiento de la ley.

Nicole Belloubet, ministra de Justicia (EFE/EPA/CHRISTOPHE PETIT TESSON)

Más allá de lo que se termine concretando con Google, las autoridades francesas no pierden de vista a Faid después de que este les haya dejado en evidencia en dos ocasiones. Con el objetivo de evitar una tercera fuga, está sometido a medidas de extrema seguridad que incluyen que cualquier desplazamiento interno dentro de los muros de la prisión lo haga esposado y acompañado de varios guardas de seguridad.

Si finalmente Google termina retirando las imágenes de las prisiones francesas crearía un precedente. En esta caso es perfectamente entendible que un país solicite la inexistencia de esas fotos, pero la línea que separa la seguridad nacional de la libertad de expresión es tan ligera que hay que tener mucho cuidado con ella.