Francia calcula que a finales de febrero tendrá 4,3 millones de vacunados

Agencia EFE
·2 min de lectura

París, 17 feb (EFE).- Las autoridades francesas calculan que a finales de febrero 4,3 millones de personas habrán recibido al menos una dosis de vacuna desde que se inició la campaña de inmunización a finales de diciembre, dijeron este miércoles fuentes del Ministerio de Sanidad.

Según estas fuentes, cerca de la mitad de esos 4,3 millones habrán recibido su primera dosis de la vacuna Pfizer o Moderna, pues han dejado de momento fuera de los cálculos a AstraZeneca, que empezará a aplicarse de forma generalizada en las próximas semanas y cuyo uso está recomendado a los menores de 65 años por los posibles efectos secundarios, como fiebre o cefalea.

Aprovechando la llegada de las nuevas dosis de AstraZeneca, el Ministerio anunció que el 25 de febrero pretende comenzar a vacunar a las personas de entre 50 y 64 años que "tengan comorbidades". Hasta el momento, el foco de la inmunización en Francia, que es voluntaria, han sido el personal sanitario y los mayores de 75 años.

Francia es uno de los países más azotados por la pandemia de covid en el mundo, con 3,48 millones de infectados y casi 83.000 fallecimientos y, aunque recientemente descartó un tercer confinamiento, tiene vigentes duras medidas de restricción a la movilidad.

Fuentes del Ministerio de Sanidad adelantaron que en marzo están previstos al menos 1,2 millones de citas para vacunar, aunque se trata de una cifra provisional dependiendo de la capacidad de entrega de AstraZeneca.

"No sabemos exactamente la capacidad que tiene (AstraZeneca) para entregarnos vacunas. Iremos actualizando nuestras previsiones", indicaron.

A partir de abril, cuando se hayan recibido muchas más remesas, el desafío será la capacidad de tener la infraestructura y los profesionales para vacunar. "Nos plantearemos si vacunar también los fines de semana", reconocieron las fuentes del Ministerio.

En una rueda de prensa, el portavoz del Gobierno francés, Gabriel Attal, señaló que las contaminaciones o las hospitalizaciones en los cuidados intensivos han remitido levemente.

"Tenemos que mantener los esfuerzos y evitar cualquier tipo de relajamiento", avisó Attal, advirtiendo de que "la situación aún es frágil", por lo que las cosas pueden "cambiar en cualquier momento".

(c) Agencia EFE