Creíamos que Francia era el país con más antivacunas, pero ¿qué está pasando en Alemania?

·4 min de lectura

Si 2020 fue el año en el que el coronavirus se extendió por todo el planeta, el año de los confinamientos y las restricciones; 2021 se ha caracterizado por ser el de las vacunas a medida que cada vez más dosis han ido estando disponibles y han ayudado a inmunizar a las sociedades, principalmente las del primer mundo.

Sin embargo, con la llegada del otoño ha habido una explosión de casos en Alemania. Mientras que en los países del sur de Europa los contagios y la incidencia suben muy lentamente, en el gigante germano las cifras se han disparado y cada día está reportando un nuevo récord. De hecho este 11 de noviembre ha notificado más de 50.000 positivos por primera vez desde que la pandemia empezó.

La vacunación está muy estancada en Alemania. (Photo by Adam Berry/Getty Images)
La vacunación está muy estancada en Alemania. (Photo by Adam Berry/Getty Images)

Por ponerlo en contexto son más del doble de los casos notificados en conjunto por España, Francia e Italia en la jornada anterior. Uno de los principales motivos que explican esta explosión de contagios es sin duda la vacunación. Desde hace años las encuestas han mostrado que Francia era el país más escéptico sobre su utilización, sin embargo, el coronavirus ha mostrado que Alemania va incluso más allá.

Ya en 2019 una encuesta de Gallup reflejó que uno de cada tres franceses no confiaba en las vacunas de ningún tipo y que uno de cada diez no estaba por la labor de vacunar a sus hijos. Así en este sondeo de 144 países los galos quedaron en primera posición.

Ya con la llegada del coronavirus y cuando empezó la vacunación contra él, en Francia solo cuatro de cada diez estaban dispuestos a inmunizarse. Sin embargo, los datos casi un año después muestran que en el país una parte muy importante de la sociedad ha optado por la vacunación. Concretamente, un 76% tienen al menos una dosis (68% con pauta completa).

Es decir, finalmente tres de cada cuatro franceses se ha terminado vacunando. Francia se encuentra por debajo de España (82%) e Italia (78%), pero por encima de países como Reino Unido (74%), Alemania (69%) o Estados Unidos (67%).

Las cifras muestran que Alemania ha quedado algo atrás en la vacunación (Our World in Data).
Las cifras muestran que Alemania ha quedado algo atrás en la vacunación (Our World in Data).

Y precisamente estos bajos datos de vacunación en el país alemán explican por qué esta nueva ola está atacando tan duramente en Alemania. Y es que ese 30% de no vacunados es el que se está viendo más afectado por este aumento repentino de los contagios. Las estimaciones apuntan a que son 14 millones de personas las que eran elegibles para inmunizarse y no lo han hecho y desde hace semanas el país se encuentra atascado por debajo de ese 70%.

Las encuestas de la universidad de Erfurt dan algunas pistas sobre el sentir de la población: el 80% de los encuestados no vacunados aseguraron que primero querían sopesar riesgos y beneficios y el 41% consideró que la vacunación era innecesaria.

Además, el sentimiento antivacunas ha estado relacionado fuertemente con la política, tal y como señalan las cifras. Una encuesta de Forsa ha mostrado que el mensaje populista de Alternativa para Alemania, fuerza de extrema derecha, ha calado, ya que del total de no vacunados que fueron entrevistados el 50% había votado a este partido.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

El rechazo antivacunas tampoco se distribuye de manera uniforme por todo el territorio. En este sentido, destacan los estados sureños y ricos de Baviera y Baden-Württemberg, así como regiones del este como Sajonia. En todas ellas ha habido un gran rechazo a las medidas restrictivas del Gobierno.

Otro factor interesante que hay que tener en cuenta es que en Alemania en ningún momento la pandemia ha golpeado tan duramente como en España o Italia, por lo que se ha podido instalar una falsa sensación de seguridad que ahora se vuelve en contra.

Además, la entrada en vigor en Francia del pasaporte sanitario en el verano fue un gran catalizador para mejorar las cifras de vacunación. Desde el 1 de agosto restaurantes, bares, centros comerciales, cines y medios de transporte de largo recorrido tienen la obligación de exigir el certificado sanitario de vacunación o un test negativo. Una medida que aunque impopular ha sido efectiva.

Manifestaciones antivacunas en Alemania. (Photo by STRINGER/AFP via Getty Images)
Manifestaciones antivacunas en Alemania. (Photo by STRINGER/AFP via Getty Images)

Por su parte Alemania descartó el pasaporte covid para empleados y rechazó hacer obligatoria la vacunación. De esta manera y en apenas unos meses el país teutón quedó por detrás en la inmunización de la nación que supuestamente era la más escéptica del continente. 

Con la llegada del frío, teóricamente el coronavirus tiene más oportunidades de expandirse (más espacios cerrados), por lo que habrá que ver cómo evoluciona la pandemia en el país y si el nuevo Gobierno alemán intenta potenciar la inmunización con medidas más restrictivas.

EN VÍDEO I El mensaje tranquilizador para los que temen efectos futuros de la vacuna contra la Covid

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente