Francia abre un caso por "complicidad en torturas" contra el presidente de Interpol

·3 min de lectura

Dos británicos acusan al emiratí Ahmed Nasser al-Raisi de haber ejercido un rol indispensable en las detenciones arbitrarias y torturas que sufrieron cuando era el máximo responsable de las fuerzas de seguridad de Emiratos Árabes Unidos. Ambos damnificados ya declararon en un tribunal parisino y, por ahora, la causa está en manos de un juez de instrucción.

Este miércoles, la Fiscalía Nacional Antiterrorista (Pnat) informó que derivó a un juez de instrucción de París una denuncia realizada por Matthew Hedges y Ali Issa Ahmad, quienes apuntan que Ahmed Nasser al-Raisi, actual presidente de la Interpol, fue cómplice en las torturas perpetradas contra ellos cuando era alto mando de seguridad de Emiratos Árabes Unidos.

La investigación judicial en tribunales parisinos que se abrió a finales de marzo incluye "torturas" y "detenciones arbitrarias" en 2018 y 2019. A través de un comunicado, los británicos afirmaron que aportarán las pruebas que respalden la acusación. La denuncia fue presentada sobre la base de la jurisdicción universal, la cual permite procesar delitos graves aunque se hayan cometido en el exterior.

Hedges, estudiante en la universidad inglesa de Durham, fue acusado de espionaje durante un viaje de estudios a Emiratos Árabes Unidos. Entre mayo y noviembre de 2018 fue detenido, torturado y afirma que lo obligaron a hacer una confesión falsa. Posteriormente fue condenado a cadena perpetua, pero rápidamente quedó liberado por la presión internacional que encabezó Reino Unido.

"Dado el historial de derechos humanos de Emiratos Árabes Unidos, fue increíble que Al-Raisi fuera elegido presidente. La tortura que sufrimos nosotros y muchas otras personas es, lamentablemente, la norma en el país", expresó ante el tribunal.

El otro denunciante, Issa Ahmad, es un oficial de seguridad de Wolverhampton, que alega haber sido golpeado en varias ocasiones y hasta fue apuñalado en el mes de detención que vivió en Sharjah entre enero y febrero de 2019. Fue apresado por, supuestamente, apoyar a Qatar, rival de Emiratos Árabes Unidos en el Golfo, durante un partido de fútbol de la Copa Árabe.

Actualmente, Al-Raisi ocupa el puesto de presidencia de la Interpol en un mandato de cuatro años, pero de una manera honorífica. Es el encargado de liderar la asamblea general y tres sesiones del comité ejecutivo al año en la sede de la organización, ubicada en la ciudad francesa de Lyon. El secretario general, el alemán Jürgen Stock, es el que lleva la vida diaria de la entidad.

Su elección para el cargo en la organización internacional de policía criminal fue severamente criticada por grupos de defensores de derechos humanos, quienes repudian su gestión en suelo emiratí y evocaron la importante financiación que Interpol embolsa de Emiratos Árabes.

Incluso ya había sido apuntado en una causa iniciada en noviembre. El Pnat había abierto una investigación preliminar por una delación presentada por la ONG Gulf Center for Human Rights (GCHR) por "tortura y barbarie" contra Ahmed Mansoor, un referente en la defensa de derechos humanos en Emiratos Árabes que está detenido desde 2017.

No obstante, fue relativizada por el Ministerio de Relaciones Exteriores nacional, que manifestó que dichas afirmaciones eran "infundadas" y la Interpol apuntó que era un conflicto "entre las partes involucradas".

Con EFE y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente