Los franceses tendrán que reducir su consumo energético un 10% para evitar racionamientos

·4 min de lectura
© Ludovic MARIN / POOL / AFP

El presidente francés Emmanuel Macron se reunió virtualmente con su homólogo alemán Olaf Scholz este lunes 5 de septiembre y anunció en una rueda de prensa la respuesta francesa a la crisis energética. Se pronunció a favor de una solución europea común y declaró que Francia entregará gas a Alemania, mientras Alemania le suministrará electricidad. Los franceses también tendrán que reducir su consumo energético este invierno para evitar racionamientos del Gobierno.

Desde el Palacio del Elíseo, Emmanuel Macron hizo un balance este lunes 5 de septiembre de las tensiones que sufren Francia y Europa en materia energética. Como explicó el jefe de Estado, los precios del gas y de la electricidad subieron primero por la reanudación de la actividad post-Covid, y luego se agravaron por la guerra en Ucrania ya que Europa depende en gran medida del gas ruso. “A principios de 2022, me gustaría recordar la situación, el 25% de toda la energía europea era gas, y el 50% de este gas procedía de Rusia”, explicó Macron.

El jefe de Estado francés subrayó la solidaridad europea en materia de gas y electricidad y la necesidad de una respuesta común a la crisis. «En las próximas semanas ultimaremos las conexiones de gas necesarias para poder suministrar gas a Alemania si hay necesidad (…) De la misma manera, Alemania se ha comprometido a la solidaridad eléctrica con Francia (…) es el compromiso que hemos contraído con el canciller Scholz".

En concreto, Francia hará obras para la exportación de gas por gasoducto a Alemania que "estarán listas para el invierno". Por su lado, Francia beneficiará de la ayuda alemana ante el actual cierre de un gran número de centrales nucleares -32 de las 56 del parque atómico francés- que normalmente generan el 70 % de la electricidad del país y que ahora obligan a Francia a importar de los países vecinos.

Macron afirmó estar a favor de una reforma del mercado europeo de la electricidad para una mayor equidad en los precios de la energía. París y Berlín propondrán una "contribución" que tendrían que pagar los operadores energéticos que están obteniendo beneficios muy superiores a sus costos de producción. Esta contribución podría devolverse a los Estados miembros para financiar medidas nacionales.

Otra medida a la cual Macron se dijo favorable es la compra conjunta de gas, ya que, al comprar juntos, podrían comprar más barato. Además, "si la Comisión decidiera poner un tope al precio del gas comprado a través de los gasoductos a Rusia, Francia apoyaría esa medida", añadió el presidente.

Bajar su consumo para evitar el racionamiento

El objetivo decidido por Macron es que los franceses bajen del 10% su consumo energético actual. "Todo el mundo tiene un papel que desempeñar", dijo el presidente francés, haciendo un llamamiento a la sobriedad energética.

Pidió bajar el aire acondicionado cuando hace calor y, este invierno, "conformarse con una referencia de calefacción de unos 19°C” a dentro. Con estas medidas, "de forma bastante espontánea, el país podrá alcanzar sus objetivos de sobriedad y evitar así avanzar hacia algo más coercitivo, hacia el racionamiento".

En cuanto a las empresas y administraciones, se espera un plan "sector por sector" por parte del gobierno.

Hacia más energías renovables

"Debemos seguir avanzando a toda velocidad, en primer lugar, para producir más y a través de fuentes alternativas de energía y especialmente de electricidad en Francia y en Europa”, declaró el presidente. Pidió al Gobierno una legislación para acelerar la producción de energía renovable y nuclear.

Macron advirtió que las ayudas a los hogares, como el blindaje tarifario, no podrán mantenerse igual. “No podemos, durante meses y meses, tener mecanismos tan amplios que financien el consumo de combustibles fósiles. La tendencia va a ser hacia una mayor focalización de las ayudas, tendremos que seguir apoyando a las familias, a las clases medias y a las familias más modestas que no podrían resistir una subida de precios”, explicó.

No necesidad de nuevas interconexiones de gas con España

Preguntado por la necesidad de un nuevo gasoducto entre España y Francia, Emmanuel Macron se mostró "partidario de desarrollar todas las interconexiones que tengan sentido" y "partidario de seguir intensificando las conexiones e interconexiones eléctricas entre Francia y España".

Sin embargo, en cuanto a las conexiones de gas, Macron se mostró desfavorable al proyecto MidCat de un nuevo gasoducto entre los dos países. Recordó que, durante el periodo de tensión en febrero, los dos gasoductos existentes entre España y Francia se estaban utilizando al 53% de su capacidad.

En medio de la "crisis del gas, no estamos saturando las conexiones existentes, y no hay necesidad de que España exporte su capacidad de gas a Francia, ya que está importando gas mientras hablamos.” Una mala noticia para España que quisiera convertirse en una plataforma de exportación de gas al resto de Europa.

Con Reuters, EFE y medios locales