Fracasa intento por hallar compromiso de alto el fuego en Nagorno Karabaj

Nina LARSON
·3 min de lectura
Un hombre aguarda frente a un edificio dañado por los ataques en la ciudad de Barda, en la región de Nagorno-Karabaj, el 28 de octubre de 2020

Fracasa intento por hallar compromiso de alto el fuego en Nagorno Karabaj

Un hombre aguarda frente a un edificio dañado por los ataques en la ciudad de Barda, en la región de Nagorno-Karabaj, el 28 de octubre de 2020

Armenia y Azerbaiyán no se pusieron de acuerdo sobre un nuevo alto el fuego en el conflicto armado en Nagorno Karabaj en las negociaciones de este viernes en Ginebra, pero concertaron medidas para reducir la tensión y prometieron no atacar a civiles.

El ministro de Relaciones Exteriores armenio, Zohrab Mnatsakanian, y su homólogo azerbaiyano, Djeyhoun Bairamov, se reunieron en la ciudad suiza en busca de una solución al conflicto armado que ha causado más de 1.000 muertos en poco más de un mes.

Los mediadores franceses, rusos y estadounidenses, reunidos en el "grupo de Minsk", indicaron en un comunicado que pidieron a los beligerantes que aplicaran el anterior acuerdo de alto el fuego.

Las dos partes mantuvieron "un intercambio de opiniones abierto y sustancial con el fin de aclarar sus posiciones de negociación" sobre los puntos conflictivos del acuerdo de alto el fuego alcanzado el 10 de octubre en Moscú, añaden los mediadores.

Otros dos intentos de tregua concluidos posteriormente en París y Washington quedaron en nada.

También "acordaron tomar una serie de medidas de forma urgente", según el texto.

Se trata de "no apuntar deliberadamente a poblaciones civiles o blancos no militares, de acuerdo con las leyes humanitarias internacionales", prosigue.

También "participarán activamente para implementar la recuperación e intercambio de cadáveres en el campo de batalla".

- Prisioneros de guerra -

Los dos vecinos facilitarán asimismo listas de prisioneros de guerra a la Cruz Roja de aquí a una semana "para permitir el acceso y con vistas a un futuro canje".

Y se comprometieron a brindar por escrito comentarios y preguntas para las negociaciones encaminadas a establecer mecanismos que verifiquen un alto el fuego, un elemento considerado prioritario.

La reunión de los dos ministros de Relaciones Exteriores estaba inicialmente programada para el jueves, pero se aplazó al viernes debido a nuevos combates.

"Cada día de retraso en la obtención de un alto el fuego funcional aumenta la probabilidad de una escalada dramática de muertos civiles en esta tragedia", tuiteó Carey Cavanaugh, exembajador estadounidense que codirige el Grupo de Minsk.

Nagorno Karabaj se separó de Azerbaiyán en los años 1990 después de una guerra que causó 30.000 muertos y cientos de miles de desplazados.

La independencia de Nagorno Karabaj, apoyada económica y militarmente por Ereván, no ha sido reconocida por la comunidad internacional, ni siquiera por Armenia.

Desde el 27 de septiembre, las fuerzas azerbaiyanas y las de Nagorno Karabaj apoyadas por Ereván se enfrentan de nuevo. Hasta ahora hubo tres intentos de tregua humanitaria que saltaron por los aires.

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, dijo a principios de esta semana que no se oponía a una nueva sesión de negociaciones en Ginebra, pero pareció restarle importancia.

"Ha habido muchas reuniones inútiles en los últimos 28 años", declaró.

Según saldos parciales, más de 1.250 personas, incluidos más de 130 civiles, murieron durante estos enfrentamientos, los peores desde la guerra de los años 1990.

El presidente ruso Vladimir Putin, cuyo país ejerce de árbitro en la región, mencionó la semana pasada un saldo cercano a los 5.000 muertos.

nl-bur/dl/ahe/ob/erl/rsr