Fotos y vídeos de redes sociales para investigar violaciones de los derechos humanos

·5 min de lectura
<span class="caption">Análisis de los gases lacrimógenos en la Plaza de la Dignidad de Santiago (Chile) durante las protestas de 2019.</span> <span class="attribution"><a class="link rapid-noclick-resp" href="https://forensic-architecture.org/investigation/tear-gas-in-plaza-de-la-dignidad" rel="nofollow noopener" target="_blank" data-ylk="slk:Forensic Architecture">Forensic Architecture</a></span>
Análisis de los gases lacrimógenos en la Plaza de la Dignidad de Santiago (Chile) durante las protestas de 2019. Forensic Architecture

En 2017, en el poblado de Umm al-Hiran, Neguev, dos personas –un beduino y un policía– murieron en un incidente que las autoridades israelíes atribuyeron a un ataque terrorista de ISIS. Sin embargo, una reconstrucción cuidadosa de los hechos revela una verdad muy diferente.

La policía israelí había acudido a dicho poblado para desalojarlo y un grupo de vecinos y vecinas, representantes de ONG y periodistas se habían congregado para resistir y registrar el desalojo. Forensic Architecture –un centro de investigación forense de la Universidad de Goldsmiths– recuperó vídeos grabados tanto por activistas, periodistas y otras personas congregadas en la escena y publicados en diversas plataformas como vídeos publicados por las autoridades israelíes para apoyar su versión de los hechos, los sincronizó usando sus metadatos y dio con la secuencia correcta de los hechos. El vehículo del beduino fue primero tiroteado por la policía israelí. Herido, este perdió el control del vehículo, que, en la oscuridad, terminó atropellando a un policía, matándolo.

Investigaciones basadas en datos públicos

El caso descrito es un ejemplo de uso en activismo de una nueva práctica: la inteligencia de fuentes abiertas (en inglés, open source intelligence u OSINT). Esta consiste en aprovechar los datos hechos públicos por la gente –sobre todo vídeos difundidos en plataformas como Facebook y YouTube– para ser utilizados en una investigación sobre abusos de derechos humanos, asesinatos y desastres. Cada vez más personas y organizaciones usan este método para dar con versiones de la realidad que contradicen las fuentes oficiales.

En este contexto, el término “abiertas” se refiere a fuentes disponibles públicamente ya sean de pago o gratis (en comparación con fuentes secretas o clandestinas). Es decir, “abierta” no significa lo mismo que software libre, datos abiertos o software de fuentes abiertas, que deben ser gratis y en formatos usables para poder llevar tal etiqueta.

Los datos para practicar la OSINT pueden incluir documentos en papel; medios tradicionales de información y comunicación; fotografías, vídeos, imágenes y sus metadatos asociados (especialmente útiles si son tomados en tiempo real y geolocalizados), e información geoespacial de acceso público (p. ej., imágenes y vídeos tomados por drones o satélites).

Actualmente, la OSINT se usa en muchos ámbitos, incluido la investigación de estafas, ciberbulling, suplantación de identidad, análisis de seguridad y marketing, entre otras actividades. Pero las aplicaciones más interesantes vienen de organizaciones como Forensic Architecture.

Conflictos armados y armas químicas

Otros ejemplos de organizaciones especializadas en OSINT incluyen Bellingcat, un sitio web de investigación especializado en verificación de hechos sobre conflictos armados y abusos, y Syrian Archive, un proyecto dedicado a verificar y preservar videos sobre violaciones de derechos humanos en Siria.

Bellingcat se hizo famoso en 2014 cuando investigó el derribo del vuelo 17 de Malaysia Airlines cuando sobrevolaba Ucrania, durante la guerra de Donbass. Ante las acusaciones de las partes involucradas en el conflicto armado, su investigación, basada en vídeos que la gente tomó de un convoy ruso que atravesó Ucrania, demostró que había un lanzador de misiles ruso controlado por separatistas en el momento y el lugar desde el que se disparó contra el avión.

Otra organización interesante es Syrian Archive, que ha verificado y preservado 349 vídeos que evidencian el ataque con armas químicas de 2013 en Siria. En este país, se han producido ataques con armas químicas desde 2012. Syrian Archive ha documentado 212 de estas acciones y tiene una base de datos disponible públicamente que documenta ataques con armas químicas en Siria entre 2012 y 2018.

Otro ejemplo es la investigación del bombardeo de Rafah, en Gaza, en los territorios ocupados de 2014 (The Bombing or Rafah). Aquí Forensic Architecture usa cartografía y modelado en 3D para situar las imágenes disponibles subias por testigos a plataformas y dar vida a las revelaciones de testigos. Esta investigación se basa en vídeos tomados por testigos, testimonios y entrevistas, y una reconstrucción en 3D de la ciudad bombardeada.

Forensic Oceanography, un equipo dedicado a estudiar la migración en el Mediterráneo dentro de Forensic Architecture, utiliza simulaciones de dinámica de fluidos para rastrear los movimientos de los barcos de migrantes en el agua. Un ejemplo es The seizure of the Iuventa. En este caso, se usan imágenes tomadas por las cámaras de representantes de las organizaciones humanitarias presentes en el rescate, por las personas migrantes y por las autoridades.

La tecnología digital está permitiendo la hibridación tecnológica en las campañas por los derechos humanos, ampliando las prácticas del periodismo y el activismo. El resultado de esta hibridación sirve para comunicar hallazgos y generar contranarrativas, potenciando la capacidad de disrupción e impacto del activismo.

Sin embargo, este material precioso está desapareciendo. Facebook y YouTube han sido criticados por retirar material audiovisual sobre violaciones de los derechos humanos a petición de diversas autoridades. Cuando la mayor parte de las investigaciones de Forensic Architecture, Syrian Archive y Bellingcat desmienten versiones erróneas de los hechos diseminadas por las propias autoridades, este asunto es vital.

Una versión de este artículo se ha publicado en el blog de la autora en Medium.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Miren Gutierrez no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente