FOTOS I La vida del último médico que resiste al contagio en medio de un hospital abarrotado de la India

TresB

Hace nueve años, el psiquiatra y también profesor Kumar Garauv se mudó en compañía de su familia a su ciudad natal, Bhagalpur, en la provincia de Bihar, una de las regiones más grandes y pobres de la India tras tres años en Nueva Delhi. Aceptó un trabajo en el hospital Jawahar Lal Nehru, de 900 camas y todo transcurría con normalidad, pero la pandemia del coronavirus lo cambió todo.

A medida que iban subiendo los casos en el país, más médicos iban contagiándose, mientras que otros rechazaban trabajar por el miedo a infectarse en un lugar en el que no se cumplen las medidas de higiene ni de distanciamiento social para evitar los brotes. La falta de doctores terminó provocando que Garauv se convirtiera en el máximo responsable médico del hospital, pese a que es persona de riesgo, ya que sufre de hipertensión y diabetes.

“Tuve que asumir la responsabilidad”, admite. La situación en el hospital es muy complicada. Muchos familiares desoyen las prohibiciones y las medidas de distancia social y acuden a visitar a los enfermos sin usar mascarillas, lo que provoca que se contagien y lleven el virus fuera del centro, propagando la enfermedad. Además, el hospital está abarrotado y no tiene ni suficientes equipos, ni personal para atender la elevada demanda de pacientes. Apenas hay 37 camas de cuidados intensivos.

India se ha convertido en uno de los países más afectados del mundo por la pandemia. El gigante asiático ya supera los 2 millones de contagiados y el número de casos no deja de subir, llevando a una situación extrema a unos hospitales que ya de por sí tenían problemas para cumplir con las necesidades básicas de atención.

Más historias que te pueden interesar: