El segundo río más grande de Sudamérica, seco; los científicos, desconcertados

El Paraná, el segundo río más grande de Sudamérica con una longitud de 4.880 kilómetros, se encuentra en su nivel más bajo desde la década de los 40 del siglo XX, lo que está afectando al transporte marítimo, a la generación de energía, a la pesca, al turismo y al suministro de agua tanto para consumo doméstico como para el regadío.

El descenso del nivel de agua tiene desconcertados a los científicos que no descartan que se pueda deber a un ciclo natural, aunque también podría ser consecuencia del cambio climático. El flujo habitual del Paraná, que atraviesa zonas de Brasil, Argentina y Paraguay, es de 17.000 metros cúbicos por segundo, pero ahora se ha reducido a apenas 6.200.

El Paraná, que desemboca en el Océano Atlántico a través del Río de la Plata, se divide en varios brazos durante su recorrido formando humedales y canales de riego. Aunque el agua sigue fluyendo en su canal principal, la mayoría de sus bifurcaciones se encuentran totalmente secas.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente