FOTOS | Así transforman en Tailandia redes de pesca desechadas en productos para luchar contra el coronavirus

TresB

Según Greenpeace, unas 640.000 toneladas de redes de pesca acaban cada año en el fondo de los océanos, un 10% de los plásticos que se encuentran en el mar. Su abandono causa un importante daño medioambiental y provoca la muerte de numerosos animales que quedan atrapadas en ellas o las confunden con alimentos.

El problema de las redes fantasma es especialmente preocupante en algunas zonas del planeta, como en las costas de la provincia tailandesa de Chon Buri, al sur del país. Allí, para aliviar este daño ecológico, la ONG Environmental Justice Foundation (EJF) ha lanzado un proyecto llamado Net Free Seas en colaboración con la comunidad pesquera local.

El proyecto consiste en utilizar redes de pesca usadas para convertirlas en otros productos de plástico. Se recogen del fondo del mar o las entregan los propios pescadores que colaboran con esta iniciativa que, desde el inicio de la pandemia, está trabajando además en la lucha contra el coronavirus.

Con las redes usadas, que en una empresa local mezclan con otros plásticos desechados y las funden para darles forma, están fabricando pantallas protectoras, botes de alcohol y gel hidroalcohólico o paneles de separación que se utilizan en los restaurantes de Bangkok, la capital de Tailandia.

Más historias que te pueden interesar: