1 / 16

Protegiendo a las tortugas en Turquía

En la imagen, un grupo de voluntarios del Centro de Rescate de Tortugas Marinas examinan una tortuga herida en la playa de Iztuzu, en la provincia turca de Mugla. (Foto: Umit Bektas / Reuters).

(FOTOS) Así protegen en Turquía a las tortugas de los constructores y los barcos

Hace más de tres décadas, la inglesa June Haimoff quedó fascinada por la belleza de Iztuzu, una playa de arena de cuatro kilómetros que sirve como barrera natural entre el mar Mediterráneo y las aguas dulces del río Dalyan, y decidió instalarse allí. En esta zona de Turquía son habituales las tortugas bobas, de las que esta mujer, que ahora tiene 95 años, se enamoró al encontrarlas. Desde entonces, se ha dedicado a proteger a estos animales que se encuentran en grave peligro de extinción.

En los años 80, June consiguió frenar junto a otros voluntarios el levantamiento de un hotel y actualmente está prohibido construir en la playa de Iztutu, el mayor asentamiento de tortugas bobas del Mediterráneo, donde hay nueve especies distintas de este animal. En Turquía también hay una importante cantidad de tortugas verdes. Estos seres, que existen desde hace 150 millones de años, pueden llegar a vivir entre 100 y 150 años.

La lucha de June Haimoff (a la que sus compañeros apodan Capitana June) permitió crear en 2008 el Centro de Rescate de Tortugas Marinas, que se encarga de curar a estos animales por toda Turquía. Su actual presidente es Yakup Kaska, que participa en este proyecto desde sus inicios. Asegura que los principales peligros a los que se enfrentan actualmente las tortugas son las redes de pesca, las hélices de los barcos y los plásticos arrojados al Mediterráneo.

Relacionado(FOTOS) Estambul, la ciudad de los gatos