Fotos al microscopio que muestran cómo funcionan las mascarillas

TresB

A pesar de que al inicio de la pandemia había dudas sobre su eficacia, la mascarilla se ha convertido en el mejor remedio para evitar la propagación del coronavirus. La Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomiendan las de tela para el público general, pero hay dudas sobre qué material es mejor y los científicos siguen trabajando en ello.

Investigadores del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de Estados Unidos (NIST) han realizado un estudio probando distintos materiales de mascarillas y concluyen que las de telas de algodón funcionan mejor que las sintéticas, ya que, cuando se humedecen por el aliento de una persona, son un 33% mejores para capturar partículas que cuando están secas.

Las mascarillas de telas de algodón absorben pequeñas cantidades de agua del aliento y, a medida que las partículas microscópicas pasan, absorben parte de esta humedad y crecen, quedándose atrapadas. Sin embargo, las de fibras sintéticas (nailon, poliéster, rayón…) no cambian su eficiencia de filtración en condiciones de humedad.

El estudio sostiene que las mascarillas higiénicas y las KN95 proporcionan la misma eficiencia de filtración en condiciones de alta y baja humedad, aunque deja claro que todas deben ser reemplazadas cuando se mojan y que estamos hablando de condiciones mínimas de humedad provocadas por el aliento.

En unas imágenes de mascarillas de telas de algodón y telas sintéticas al microscopio compartidas por el propio NIST, se puede apreciar mejor el comportamiento de una y otra y las conclusiones del estudio.

Más historias que te pueden interesar: