1 / 16

La profesora rusa que se resiste a jubilarse para dar clase al único alumno de una aldea siberiana

La profesora Uminur Kuchukova, de 61 años, y el alumno Ravil Izhmukhametov, de 9, asisten a la ceremonia de apertura del curso junto a un monumento de la Segunda Guerra Mundial en la aldea de Sibilyakovo, en la región siberiana de Omsk (Rusia). (Foto: Alexey Malgavko / Reuters).

FOTOS | La profesora rusa que se resiste a jubilarse para dar clase al único alumno de una aldea siberiana

Sibilyakovo es una pequeña aldea rusa situada en la región de Omsk, en mitad de Siberia. Tras la caída de la Unión Soviética y el cierre de su granja colectiva, que era el único sustento de sus habitantes, la gente se empezó a marchar y actualmente apenas cuenta con unos 40 vecinos. Entre ellos está Ravil Izhmukhametov, un niño de 9 años que es el único alumno de la escuela del pueblo.

Con un único estudiante, lo lógico sería que la escuela local, que en los años 70 contaba con cuatro clases de 18 alumnos cada una, hubiera cerrado. Sin embargo, sigue abierta. Todo gracias a Uminur Kuchukova, una profesora de 61 años que se resiste a jubilarse para dar clases al pequeño Ravil.

Umir lleva más de cuatro décadas en la profesión y ya daba clases en la escuela local cuando el pueblo vivía su mejor época y contaba con casi 600 habitantes. Podría haberse jubilado, pero decidió retrasar su merecido descanso para que Ravil no abandonara sus estudios, ya que era consciente de que ningún otro profesor se trasladaría a esta pequeña aldea de un remoto rincón de Siberia.

No obstante, la profesora lo dejará el año próximo y se mudará junto a su esposo a la ciudad de Tara, situada a unos 50 kilómetros, por lo que el colegio de Sibilyakovo tendrá que cerrar definitivamente sus puertas. A partir de entonces, Ravil estudiará en la escuela de una aldea vecina y cada día tendrá que recorrer un trayecto de casi una hora que incluye cruzar en un bote las aguas del agitado río Irtysh.

Relacionado: FOTOS | Este hombre lleva 16 años viviendo aislado en un bosque en mitad de Siberia