1 / 15

Las ruinas de Marawi, el recordatorio de la devastación del ISIS

Las estructuras de los edificios están muy dañadas en el área más afectada por la guerra en Marawi, Filipinas. Dos años después de que dieron comienzo los ataques la zona sigue completamente abandonada y sin visos de recuperar su esplendor.

Foto: REUTERS/Eloisa Lopez

FOTOS I Las ruinas de Marawi (Filipinas), el recordatorio de la devastación del ISIS

No hace mucho la localidad de Marawi, al sur de Filipinas, era uno de los lugares más pintorescos del país, pero desde hace dos años solo es una gran ciudad fantasma en el que sus edificios están destruidos.

El causante es una guerra sin cuartel que mantuvo durante cinco meses el Ejército filipino con el ISIS, que en 2017 decidió forjar en el lugar una provincia, y que obligó a marcharse a cerca de 100.000 personas de sus casas, convirtiéndose en el peor conflicto para el país desde la II Guerra Mundial.

Durante 154 días los ataques aéreos fueron frecuentes y los edificios pagaron la violencia, quedando inservibles. Tras la derrota del grupo, muchas de las 500 familias desplazadas en campamentos cercanos soñaron con volver, amparados en las promesas de que en 2021 toda la zona volvería a estar como antes.

Pero en 2019 las cosas siguen prácticamente igual y Marawi muestra la misma cara abandonada que ya enseñaba cuando el Estado Islámico fue derrotado. Los avances han sido nulos y la rehabilitación aún no ha dado pasos adelante, aunque los promotores todavía confían en cumplir los plazos.

Mientras tanto, las familias tienen que seguir lidiando con el desempleo, la falta de dinero y sobre todo con unas condiciones de vida muy difíciles en las que el agua escasea. La espera continúa.

Relacionado: Los miembros del ISIS todavía llevan el terror a los pueblos de Irak