1 / 14

Tras la caída del califato, los miembros del ISIS todavía llevan el terror a los pueblos de Irak

Un soldado de la división 20 del Ejército iraquí usa su fusil para llamar a la puerta durante una redada nocturna en Badush. Un año y medio después de la caída del califato, la zona se ha convertido en un campo de batalla entre las fuerzas de seguridad y los insurgentes del grupo.
Foto: AP Photo/Felipe Dana

FOTOS I Tras la caída del califato, los miembros del ISIS todavía llevan el terror a los pueblos de Irak

En marzo de 2017 la localidad iraquí de Badush, situada al norte del país e importante bastión del Estado Islámico, fue recuperada por los militares. Casi dos años después, en enero de 2019 dos hombres armados irrumpieron en la granja de Khadija Abd y su familia. Eran insurgentes del grupo que habían bajado desde las montañas con un único propósito: venganza. Los atacantes se llevaron al marido de Khadija y a sus dos hermanos al patio y les fusilaron. Era el castigo por haber proporcionado información al Ejército iraquí.

Pese a que el califato ha caído, con frecuencia los militantes del grupo emergen por la noche y llevan a cabo secuestros y asesinatos. Para combatirles, hay desplegada una división especial del Ejército, la 20, que se ocupa de hacer redadas e intentar encontrar a las personas de la localidad que colaboran con el grupo. Los interrogatorios son frecuentes.

La organización de derechos humanos Human Rights Watch ha acusado a las autoridades de torturar sospechosos para obtener confesiones de pertenecer al grupo. Estas declaraciones suelen llevar a juicios falsos con veredictos rápidos en los que los acusados son declarados culpables, sin haber recibido justicia.

La población está dividida. Son muchos los residentes que han sufrido a manos del grupo, pero también están los simpatizantes, por lo que hay un clima de desconfianza mutua. Desde 2017 se han producido en Badush hasta 20 ataques del ISIS, desde bombardeos hasta asesinatos selectivos. En esta región, los terroristas están lejos de ser derrotados.

Relacionado: El último enclave del ISIS en Siria