1 / 15

Los inmigrantes que esperan en la frontera estadounidense para entrar de forma legal al país

Varios inmigrantes cubanos son registrados por los funcionarios de inmigración mexicanos en Ciudad Juárez, México. En el lado estadounidense serán procesados como solicitantes de asilo. La lista de espera empezó en octubre después de que llegaron una gran cantidad de cubanos que empezaron a dormir en la acera del puente.
Foto: AP Photo/Christian Torres

FOTOS I Más de 13.000 personas esperan en la frontera de EE.UU. para entrar al país de forma legal

En los últimos meses las sucesivas Caravanas de Inmigrantes han ocupado numerosos titulares. Se trata de personas de distintos países del continente americano que recorren miles de kilómetros a pie con el objetivo de llegar a Estados Unidos, donde esperan empezar una nueva vida. Por lo general huyen de la violencia y de las dificultades para encontrar empleo en sus países de origen. Algunos intentan entrar en el país de forma ilegal, pero hay muchos inmigrantes que esperan durante meses para poder entrar de manera legal.

Desde la llegada al poder de Donald Trump, estos procedimientos son más lentos y miles de personas llevan ya muchas semanas esperando. AP ha visitado ocho ciudades a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México y ha observado que hay 13.000 inmigrantes en listas de espera para poder ingresar en el país, obligados a subsistir como buenamente pueden en campamentos de refugiados.

La espera ha aumentado en los últimos meses, ya que el Gobierno ha reducido el número diario de personas que pueden cruzar, dejando en manos de las autoridades mexicanas, las organización sin ánimo de lucro o los propios inmigrantes la gestión de las personas.

La rutina es siempre la misma. Los funcionarios estadounidenses de cada uno de los puntos fronterizos avisan a sus contrapartes mexicanas de cuántas personas acogerán ese día. Luego, la persona que tiene la lista en la que están apuntados todos los aspirantes les dice a los primeros que pueden hacer la entrevista de asilo. 

Cada uno de los lugares elegidos tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Por ejemplo en Reynosa no hay tantos solicitantes como en otros, pero la violencia de los carteles está muy presente y los inmigrantes se tienen que enfrentar a situaciones muy peligrosas. En Tijuana hay más de 4.500 personas en la lista de espera, por lo que los apuntados tienen que estar varios meses hasta que finalmente su solicitud es atendida. Unos procedimientos que se alargan en el tiempo y que en muchos casos llevan a la desesperación.