FOTOS | El reto faraónico que afronta Egipto sin turistas por la pandemia del coronavirus

Como en muchos otros lugares del mundo, la pandemia del coronavirus podría castigar con fuerza a los más vulnerables en Egipto. El país se estaba recuperando tras la recesión que siguió a las revueltas sociales de 2011, pero esta crisis ha supuesto un golpe demasiado duro y afecta especialmente al gran motor de su economía: el turismo.

Para no dejar a la mayoría de la población sin ingresos, el Gobierno impuso el toque de queda, pero no un confinamiento total y se permite salir y trabajar de 6 de la mañana a 8 de la tarde e incluso la apertura de algunos establecimientos durante ese horario. Fueron cerrados, eso sí, los sitios arqueológicos, las escuelas, las mezquitas y las iglesias. Sin embargo, sin turistas y con los vuelos internacionales prohibidos, cualquier intento de paliar los efectos de la crisis son inútiles.

Las autoridades egipcias habían confirmado a 8 de abril 1.450 casos de coronavirus y 94 fallecidos, pero hay temor a que el virus se expanda ya que, durante el día, la vida parece casi normal en algunos lugares, como en El Cairo, donde resulta prácticamente imposible mantener la distancia social con 20 millones de habitantes.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente