1 / 10

(FOTOS) EEUU simula un bombardeo cerca de Corea del Norte

Cazas surcoreanos F-15K lanzan bombas MK-82 hacia objetivos simulados durante una misión de simulacro de bombardeo en Pilseung, en la provincia de Gangwon (Corea del Sur), hoy 18 de septiembre de 2017. Cuatro cazas F-35B y dos bombarderos estratégicos B-1B estadounidenses junto con cuatro cazas surcoreanos F-15K realizaron el simulacro sobre la península de Corea en respuesta al lanzamiento de un misil de alcance medio realizado el pasado viernes por el régimen de Pyongyang. EFE/Ministerio de Defensa surcoreano

(FOTOS) EEUU simula un bombardeo cerca de Corea del Norte

Redacción Noticias

Cazas y bombarderos estadounidenses simularon un bombardeo cerca de Corea del Norte, un día después que diplomáticos y funcionarios de seguridad de Washington no descartaran la vía militar para responder a los ensayos nucleares y con misiles norcoreanos, una posibilidad que China pidió descartar apelando aún a una instancia de diálogo.

A horas del inicio de la 72° Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, donde Corea del Norte será uno de los temas centrales, un vocero del Ministerio de Defensa de Seúl confirmó que aviones militares de Estados Unidos simularon un ataque cerca de la frontera con Corea del Norte, acercándose más de lo habitual al límite con ese país, según confirmó la agencia de noticias Yonhap.

Cuatro cazas F-35B y dos bombarderos estratégicos B-1B estadounidenses, a los que se les sumaron otros cuatro cazas surcoreanos F-15K, lanzaron bombas inertes en un terreno de pruebas militares en Taebaek, la provincia de Kangwon (costa oriental) cercana a la zona desmilitarizada (DMZ), detalló la fuente.

Según fuentes surcoreanas citadas por la agencia de noticias EFE, se trató de una respuesta de tipo “rutinario” al último ensayo norcoreano que el viernes último lanzó un misil de alcance intermedio que recorrió unos 3.700 kilómetros y sobrevoló el norte del archipiélago japonés antes de caer al mar.

El despliegue de estos activos militares como prueba de fuerza empieza a ser habitual por parte de Estados Unidos, que el pasado 31 de agosto ya envió a la península precisamente cuatro cazas furtivos F-35B y dos bombarderos B-1B en respuesta al lanzamiento de otro misil balístico por parte de Pyongyang.

Las continuas pruebas de armas del gobierno comunista han elevado enormemente la tensión con Washington y se teme que pueda desembocar en una crisis militar entre ambos países.

En tanto, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Lu Kang, afirmó hoy que “la tarea actual de las partes es implementar la resolución (del Consejo de Seguridad) en lugar de hacer otras cuestiones fuera de ella”.

La posición de Beijing contrasta con las advertencias de la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, quien sostuvo que el Pentágono y no la diplomacia podría ser el encargado de resolver la crisis en el mar de Corea.

“En la cuestión nuclear de Corea, de vez en cuando algunas partes se han enviado mensajes amenazantes entre sí, y creo que en realidad esto no puede promover la solución del problema. En realidad, la perjudicaría”, advirtió Lu, que volvió a reiterar el llamado a la calma y recordó que hay que respetar las resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad porque reflejan la posición de la comunidad internacional.

Después de las declaraciones de Haley, el asesor presidencial de Seguridad Nacional, H.R. McMaster, aseguró que la comunidad internacional debe actuar “con mucha urgencia en materia de sanciones, en diplomacia y en la preparación, si es necesario, de una opción militar”.

De hecho, las Fuerzas Armadas de Corea del Sur, Estados Unidos y Japón realizarán un ejercicio combinado antimisiles a fines de este mes ante los continuos lanzamientos de Pyongyang, según confirmó hoy un portavoz del Ministerio de Defensa surcoreano.

El ejercicio se incluye en un informe que el Ministerio remitió a la Asamblea Nacional (Parlamento) a raíz el último misil de alcance medio lanzado el pasado viernes por Corea del Norte y que recorrió unos 3.700 kilómetros y sobrevoló el norte del archipiélago japonés.

El documento subraya que Pyongyang aparentemente “se acerca a la fase final” de desarrollo de un misil balístico intercontinental, con el que podría golpear territorio estadounidense, y estima que el gobierno de Kim Jong-un seguirá realizando “provocaciones estratégicas adicionales” a corto plazo.

El informe también explica que el Pentágono planea enviar un portaaviones nuclear y su grupo de ataque para participar en maniobras con las Fuerzas Navales surcoreanas en octubre, aunque portavoces de las Fuerzas Armadas de EEUU en Corea del Sur y del Comando del Pacífico explicaron a la agencia EFE que el despliegue no está confirmado. (Vía Télam)

 

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines