Un campo de flores vuelve a sorprender en Atacama, uno de los lugares más áridos del mundo

Del desierto de Atacama, situado al norte de Chile, se dice que es uno de los lugares más áridos del planeta. Con una extensión de 105.000 kilómetros cuadrados, su índice de precipitaciones apenas llega a los 250 mililitros al año. Sin embargo, pese a ser un lugar tan seco, cada cierto tiempo se convierte en un impresionante campo de flores que maravilla tanto a los turistas como a los científicos.

Y es que las escasas lluvias que caen en este lugar despiertan a sus más de 200 especies autóctonas. Estas plantas cuentan con semillas y bulbos capaces de aguantar en estado de latencia hasta que se dan las condiciones adecuadas para su desarrollo, el cual se produce unos meses después de las precipitaciones.

El fenómeno, conocido como desierto florido, transforma Atacama en un campo de colores amarillos, rojos, violetas o blancos que se mantiene entre tres y cuatro meses. A veces ocurre cada pocos años y en ocasiones tarda décadas en aparecer.

Más historias que te pueden interesar: