1 / 40

(FOTOS) Doble beso francés y mucha pompa: así recibió Trump a Macron en la Casa Blanca

El presidente de EEUU besa a su homólogo francés Emmanuel Macron a su arribo a la Casa Blanca este lunes 23 de abril. REUTERS/Joshua Roberts

(FOTOS) Doble beso francés y mucha pompa: así recibió Trump a Macron en la Casa Blanca

Su primer apretón de manos duró seis segundos que se volvieron virales. El segundo, el año anterior, en París, en el Día de la Bastilla, se estiró a 29 segundos y devino en una suerte de pulseada. El tercero, en las Naciones Unidas, fue el más corto, pero hubo dos. El cuarto apretón llegó este lunes 23 de abril, en la puerta de la Casa Blanca. Esta vez, con abrazo incluido y doble beso francés.

El efusivo encuentro entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su par francés, Emmanuel Macron, dejó a vista de todos la “fuerte relación personal”, en palabras del francés, o la “gran amistad”, en las de la Casa Blanca, que ambos mandatarios han forjado durante el último año, pese a sus sabidas diferencias.

Macron es el primer presidente homenajeado con una visita y cena de Estado en los 15 meses que lleva Trump en el poder, y se espera que su química se ponga a prueba en varios frentes espinosos: las disputas comerciales, la política de Occidente en Siria y el futuro del acuerdo nuclear de Irán, otra construcción multilateral a la cual Trump tiene en la mira y que Europa quiere preservar.

Trump recibió a Macron, quien aterrizó en Washington acompañado de su esposa, Brigitte Macron, como el emisario europeo para una pomposa -y crucial- visita de Estado de tres días. Macron es el primer mandatario al que Trump le otorgó ese honor desde que asumió la presidencia.

“Este es un gran honor y creo que es una visita de estado muy importante dado el momento actual”, dijo Macron tras aterrizar en una base militar estadounidense cerca de Washington.

La visita de estado de Macron subraya la importancia que ambas naciones dan a su relación: Macron, que llama a Trump a menudo, ha surgido como una especie de asesor del estadounidense en un momento en que sus relaciones con el resto de líderes europeos son más tensas. Trump, que da gran importancia a la óptica de la pompa y el boato, eligió honrar a Macron con la primera visita de estado de su gobierno.

Pese a su camaradería, Macron y Trump discrepan en algunos asuntos fundamentales, incluyendo el acuerdo nuclear multinacional que tiene como objetivo restringir el desarrollo de armas nucleares en Irán. Trump, que en el pasado se mostró escéptico con la eficacia del pacto, está ansioso por abandonarlo a medida que se acerca la fecha tope del 12 de mayo. Macron, por su parte, dice no estar satisfecho con la situación en Irán y cree que el acuerdo es imperfecto, pero alegó que Washington debe mantenerse en él ante la ausencia de un “Plan B.”

Ningún otro mandatario ha hecho tantos esfuerzos para seducir a Trump como Macron. Tienen una “fuerte relación personal”, dijo el francés. La vocera presidencial, Sarah Sanders, dijo que “se respetan mucho” y tienen una “gran amistad”. Macron y Trump están en las antípodas ideológicas, pertenecen a generaciones distintas y encarnan fuerzas antagónicas: el globalismo y el nacionalismo. Pero han sabido trabajar juntos. Macron espera poder capitalizar ese vínculo. Trump le brindó ayer otro gesto atípico: le cedió toda la atención mediática.

El primer día de los Macron en Washington fue descontracturado. Apenas se instalaron en la Casa Blair, frente a la residencia oficial, fueron a pie a visitar el monumento a Abraham Lincoln. “Vamos a dar un paseo. Diez minutos”, le dijo Macron a Brigitte.

Trump y Melania Trump los recibieron unas horas después. Lo primero que hicieron fue plantar un roble albar en el jardín sur de la Casa Blanca, que los Macron trajeron de regalo desde Francia. Tras un breve tour al Salón Oval, ambos matrimonios volaron en el helicóptero presidencial y cruzaron el Potomac a Mount Vernon, a la casa estival de George Washington, donde cenaron en la intimidad.”

Trump recibió el martes a Macron elogiándolo generosamente en medio de una pomposa ceremonia antes de difíciles conversaciones sobre el acuerdo nuclear con Irán y la crisis en Siria.

Este martes Trump agradeció a Macron por su “firme colaboración” en la reciente operación militar en Siria en respuesta al presunto ataque químico del gobierno de Damasco y señaló que es el momento ser “fuertes” y estar “unidos”.

“Presidente Macron, pueblo de Francia, de Estados Unidos, ahora es el momento de la fortaleza. Así que seamos fuertes, estemos unidos”, afirmó Trump tras recibir formalmente en la Casa Blanca, junto a la primera dama, Melania, al presidente francés y a su esposa, Brigitte.

“Junto con nuestros amigos británicos, EEUU y Francia hemos tomado recientemente acciones decisivas en respuesta al uso de armas químicas por parte del régimen sirio. Quiero agradecer personalmente al presidente Macron, a las fuerzas armadas francesas y al pueblo francés por su firme colaboración”, dijo Trump.

Estados Unidos ejecutó el pasado 13 de abril, junto con Francia y el Reino Unido, un ataque sobre Siria en el se lanzaron 105 misiles sobre tres presuntas instalaciones gubernamentales en las que se producían y almacenaban armas químicas.

“Juntos derrotaremos el terrorismo. Juntos nos desharemos de armas de destrucción masiva en Corea del Norte o Irán (…) Juntos, construiremos un multilateralismo más fuerte”, subrayó Macron, en unas breves declaraciones.

La pomposa vista de tres días de Macron, la primera de la presidencia de Trump, vivirá su apogeo el martes en la noche con una lujosa cena de estado en la Casa Blanca. Se espera que unos 150 invitados disfruten de un menú con cordero y tarta de nectarina y de la actuación de la Ópera Nacional de Washington.

Trump es el primer inquilino de la Casa Blanca en décadas que no acogió una visita de Estado en su primer año en el poder, y su elección de Macron ilustra la relación pragmática que ha mantenido con ese líder europeo.

Con información de EFE y AP.

 

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines