La foto de una mujer sentada en el baño tomada por un robot Roomba termina publicada en Facebook

Los robots aspiradores Roomba captaron imágenes delicadas que posteriormente se filtraron en las redes sociales -incluida una de una mujer sentada en el inodoro-, pero el fabricante de las máquinas afirma que fueron tomadas por modelos de prueba, no por unidades de consumo, según informó primero MIT Tech Review.

iRobot, la compañía que fabrica Roomba, dijo que las aspiradoras autodirigidas fueron utilizadas por "recolectores de datos y empleados pagados" como unidades de prueba que ayudarían a la compañía a desarrollar sus capacidades de aprendizaje automático. La revelación se produce cuando Amazon está trabajando para cerrar un acuerdo de 1.700 millones de dólares para comprar iRobot, lo que plantea interrogantes sobre cómo las empresas tecnológicas utilizan y protegen los datos que recogen.

Un aspirador tipo Roomba (Getty Creative)
Un aspirador tipo Roomba (Getty Creative)

Los datos de estas unidades de prueba fueron marcados por un contratista, anotando cosas como si el robot había sorteado con éxito un obstáculo, como una mesa de café. Pero las imágenes de esos datos se filtraron a Facebook, Discord y otros sitios sociales, según informó MIT Tech Review.

Las imágenes incluían a una mujer con camisa morada, la cara borrosa, sentada en el retrete, informó Tech Review, y a un niño tumbado boca abajo mientras mira fijamente al objeto que le graba.

Las imágenes fueron filtradas por contratistas venezolanos a sueldo de la startup de datos Scale AI, que las publicaron en grupos privados de Facebook, Discord y otras plataformas en 2020, informó MIT Tech Review.

Aunque las imágenes no procedían de clientes de Roomba, los consumidores a menudo optan por que sus datos sean monitorizados una vez que compran dispositivos "inteligentes" como parte de las políticas de privacidad de las empresas. Los fabricantes de dispositivos inteligentes a veces analizan los datos, que en ocasiones pueden incluir detalles personales o sensibles, para entrenar algoritmos que mejoren sus productos.

James Baussmann, portavoz de iRobot, confirmó a Insider la filtración de la foto. Cuando se le pidieron más comentarios, Baussman remitió a Insider a una entrada del blog del presidente y consejero delegado de iRobot, Colin Angle.

Angle escribió que los robots de prueba contenían modificaciones de hardware y software que nunca estuvieron disponibles en el mercado para los consumidores. Y Baussmann dijo a Insider que "iRobot tiene estrictos acuerdos de procesamiento de datos con nuestros proveedores de servicios que requieren que los datos sensibles sean tratados como información confidencial."

En este caso, los contratistas de Scale AI - también conocidos como etiquetadores de datos - trabajaron en un proyecto para iRobot para etiquetar fotos para que las aspiradoras robot pudieran reconocer mejor los objetos en su entorno, según MIT Tech Review.

Los etiquetadores de datos son trabajadores subcontratados mal pagados fuera de Estados Unidos. Expertos que han hablado con los etiquetadores dijeron a MIT Tech Review que el trabajo les resultaba "realmente incómodo".

iRobot dijo a Insider que compartir imágenes internas a grupos de medios sociales viola los acuerdos de privacidad de Scale AI y que está terminando su relación con Scale AI, con sede en San Francisco. Scale AI dijo a la Revista que sus etiquetadores de datos que compartieron las imágenes rompieron sus propios acuerdos.

Mientras tanto, más del 95% del conjunto de datos de imágenes de iRobot procede de los hogares de empleados de iRobot o de voluntarios de otros proveedores de datos externos que aceptan utilizar dispositivos de desarrollo a cambio de recompensas no reveladas, según la Review.

Dispositivos avanzados como la serie Roomba J7 de iRobot circulan por las casas y llevan incorporadas cámaras frontales para navegación, reconocimiento de objetos y vigilancia del hogar.

Más noticias que te pueden interesar: