La fotógrafa franco-húngara Nadja Massün, mexicana de adopción

© Jordi Batallé

El Instituto Cultural de México de París dedica una exposición a la fotógrafo franco-húngara Nadja Massün, fallecida a los 59 años la primavera pasada, quien eligió México como residencia. Para hablarnos de esta muestra su curador Cesar Carrillo Trueba ha estado con Jordi Batallé en El Invitado de RFI.

Nadja Massün fue una fotógrafa franco-húngara, licenciada en Economía y máster en Ciencias Políticas. Comenzó a trabajar con las Naciones Unidas en Ciudad de México y luego se trasladó a Oaxaca, México, donde trabajó como consultora en proyectos de desarrollo asesorando a comunidades indígenas de la Sierra Juárez y Mixe. Aunque siempre estuvo muy interesada en la fotografía y el cine, inicia su carrera como fotógrafa en 1999.

Trabajó como freelance, participó en varios talleres en el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo de Oaxaca (entre otros con Mary Ellen Mark y Allen Frame) y expuso en diferentes galerías Desde 2006, y después de tomar un taller organizado en Oaxaca por The International Film and Video Workshops de Rockport, Maine, ha estado haciendo videos además de fotos. Cuando falleció estaba preparando una exposición fotográfica y un documental sobre la transmisión de la música y la danza tradicionales a las generaciones más jóvenes en las comunidades húngaras de Transilvania, centrándose en el tema de la resistencia al cambio cultural.

---

Entre los distintos reconocimientos y premios por su labor en el ámbito de la cultura, en 1992 obtuvo la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Aportación Artística y Extensión de la Cultura que otorga la UNAM.


Leer más sobre RFI Español