El truco sencillo para ahorrar tiempo, dinero y energía planchando

·3 min de lectura

Planchar no es de las tareas más populares del hogar y, probablemente, tampoco la primera que viene a la mente cuando alguien se plantea qué puede hacer para ahorrar energía y, por extensión, rebajar la factura eléctrica. Lo normal es que se piense antes en el aire acondicionado, los grandes electrodomésticos o la calefacción. Sin embargo, hay fórmulas y trucos para ahorrar planchando. Y no solo energía y dinero, también tiempo. Algo esto último que, al ritmo actual al que se vive, suele escasear.

Una de las claves está en juntar un buen montón de plancha. (Foto: Getty Images)
Una de las claves está en juntar un buen montón de plancha. (Foto: Getty Images)

La red está llena de consejos en este sentido. Unos más conocidos que otros, pero todos a tener en cuenta para hacer que la balanza se incline del lado del ahorro. Uno de los más repetidos es el de que sale más a cuenta acumular una buena montaña de ropa que planchar cada camisa. ¿Por qué? En parte, porque ya que se va a encender la plancha, mejor aprovechar. Es como el horno, que, si se enciende para un asado, se puede aprovechar el gasto del arranque para coger temperatura para hacer un bizcocho también.

La OCU, especialista cuando de dar consejos sobre ahorro se trata, además de acumular ropa, ofrece otros consejos prácticos como desenchufarla si se va a estar un rato sin usarla (nada de dejarla en stand by); tener en cuenta la discriminación horaria si se tiene ese tipo de tarifa contratada y no encenderla e irse a hacer otras cosas mientras se calienta porque con las planchas actuales no es algo que sea necesario hacer ya que cogen temperatura rápido y haciéndolo se desperdicia energía.

Antes de ponerse a planchar, la recomendación es clasificar la ropa por tipos. No todos los tejidos requieren la misma temperatura. La organización de consumidores sugiere empezar por el que necesita menos temperatura y acabar con el tejido que más calor necesita para quedar sin arrugas. También apagar la plancha cuando queden un par de prendas y terminar la tarea con el calor residual.

Desde IDAE, que también recomienda no dejar los pequeños electrodomésticos encendidos si se va a interrumpir la tarea y acumular ropa, indicen en el hecho de que “los que producen calor (plancha, tostadora, secador de pelo) tienen potencias mayores y dan lugar a consumos importantes”. También sugieren informarse sobre las planchas con centro de planchado compacto ya que “ahorran hasta un 46% frente a las planchas convencionales de vapor”.

Eso en cuanto a ahorro de energía y dinero. En cuanto al ahorro de tiempo, que al final se traduce también en ahorro de energía y dinero, desde el portal Ideas y ahorro dan, entre otros, tres consejos fáciles de poner en práctica y que son previos al planchado. El primero se remonta a la compra de la ropa: mejor la que se plancha fácil o ni siquiera necesita pasar por ese trámite. El segundo, sacudir la ropa bien antes de tenderla y estirarla hace que se arrugue menos. Tercero, y a ser posible, tender la ropa cuanto antes ya que dejarla en lavadora una vez terminado el programa puede hacer que se arrugue más. En Factor Energía apuntan a que con la ropa aún un poco húmeda esta se plancha mejor y con menos esfuerzo.

Y, por último, un truco muy de abuelas y madres: a la hora de colgar la ropa, las pinzas mejor en las costuras o donde la marca no se aprecie después.

EN VÍDEO | Exclusiva: un embargo al petróleo ruso aceleraría la energía limpia, dice von der Leyen a Euronews

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente