¿Forma el fútbol parte de la cultura de Catar?

© Anne Bernas/RFI

Para esta 22ª edición del Mundial, Catar, el país anfitrión, se esforzó en cumplir con las expectativas del mundo futbolístico. ¿Tiene este acontecimiento mundial un objetivo puramente económico para el pequeño emirato o es el fútbol una verdadera pasión en el país?

Por nuestra enviada especial en Catar, Anne Bernas.

"¡Bienvenida sea la FIFA, bienvenida a Catar! ¡Te amamos, oh nuestro país Catar!", cantan en inglés y árabe niños con banderas de los países que participan en el Mundial, en pequeñas embarcaciones que navegan por uno de los ríos artificiales del nuevo distrito de Qanat, al norte de Doha. Hay más de 36 grados, la humedad supera el 60%, pero nada los detiene. Aparte de estos jóvenes que intentan hacer un vídeo para el día D, no hay ni un gato en las calles de la capital, salvo, como cada día, los trabajadores de la construcción inmigrantes.

En estas condiciones climáticas, uno sólo puede preguntarse: ¿cómo se puede practicar deporte al aire libre, y en este caso el fútbol en medio del desierto? ¿El fútbol forma parte de la cultura catarí tanto como las carreras de camellos o es sólo una oportunidad?

El fútbol es sagrado

En los cafés de Doha, mientras se conversa con los taxistas o los porteros de los centros comerciales, todo el mundo es unánime: aquí el fútbol es sagrado. "Vemos todos los partidos de todas las ligas", exclama Richard, originario de Ghana. "Y Catar es sin duda el mejor equipo de la Península Arábiga", añade Ahmad, un indio de 22 años que se ha vuelto muy "patriótico". Hombres o mujeres, jóvenes o mayores, la pelota redonda parece ser la elección unánime.

Los inmigrantes son la punta de lanza del fútbol catarí

Un símbolo de identidad


Leer más sobre RFI Español